Nuevo Visitante Interestelar

Los astrónomos casi han confirmado que el segundo objeto interestelar conocido actualmente está próximo a ingresar a nuestro Sistema Solar interior, y a diferencia del primer evento, podremos estudiarlo con mayor detalles.

El objeto originalmente recibió el apodo gb00234, y fue descubierto por un astrónomo aficionado llamado Gennady Borisov en Crimea usando su propio observatorio llamado MARGO. Borisov vio por primera vez el objeto el 30 de agosto y fue alertado inmediatamente por su extraño camino, lo que sugiere que no estaba vinculado a nuestro Sol.

Análisis y observaciones posteriores han confirmado que el objeto tiene una alta excentricidad, lo que significa que está en un camino hiperbólico que lo llevará dentro y fuera de nuestro Sistema Solar, para que nunca regrese. El Minor Planet Center (MPC) en el Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica confirmó la órbita del objeto el día de hoy y le dio un nuevo nombre en honor a su descubridor: C / 2019 Q4 (Borisov).

«Fuimos algo cautelosos en cuanto a si era hiperbólico o no», dice Matthew Payne del MPC. «En el transcurso de los últimos días, se hizo cada vez más evidente que parece que tiene una trayectoria hiperbólica».

Como se mencionó, este sería el segundo objeto interestelar conocido en ingresar a nuestro Sistema Solar, ya que un primer llamado ‘Oumuamua (o 1I / 2017 U1) fue visto en octubre de 2017. Se cree que ambos viajaron desde otros sistemas planetarios al nuestro a través del vasta extensión de la galaxia durante millones o incluso miles de millones de años.

Sin embargo, hay un par de diferencias clave esta vez. El primero es que, a partir de las imágenes, estamos bastante seguros de que C / 2019 (que probablemente recibirá la etiqueta 2I / 2019) es un cometa de unos 10 kilómetros de diámetro, ya que parece tener una cola visible, mientras que ‘Oumuamua parecía ser algo más sosegado.

«El primero no parecía cometario, sino asteroide», dice Payne. «Mientras que este definitivamente es de naturaleza cometaria».

La otra gran diferencia es que Oumuamua estaba saliendo del Sistema Solar cuando lo vimos, permitiéndonos estudiarlo solo unas semanas antes de que se volviera demasiado oscuro para conocer más. C / 2019, sin embargo, no solo es seis veces más brillante, sino que también está llegando al Sistema Solar a unos 30 kilómetros por segundo, lo que nos da un período de tiempo mucho más largo para estudiarlo.

«Se quedará en el Sistema Solar durante al menos unos seis meses», dice el desarrollador de software de astronomía Bill Gray, que ha estado muy involucrado en el descubrimiento, aunque señala que todavía hay incertidumbres. «No sabemos qué tan brillante va a ser. Eso siempre es un problema con los cometas, por lo que tienes esa imprevisibilidad, combinada con el hecho de que es interestelar. Y este es el primer cometa interestelar que hemos visto «.

En su punto más cercano, se espera que el objeto alcance aproximadamente 1.8 veces la distancia Tierra-Sol (1.8 UA, o unidades astronómicas) el 10 de diciembre (se descubrió a una distancia de tres UA). «Ese es el enfoque más cercano, que será en diciembre de este año», dice el físico Marshall Eubanks de Space Initiatives y el Instituto de Estudios Interestelares en los Estados Unidos. «Y el acercamiento más cercano al Sol es casi al mismo tiempo».

Ahora a «sacar los equipos y apuntar hacia el objeto interestelar», desde los observatorios y equipos de astrónomos aficionados o no hasta el uso de telescopios e instrumentos de observación ubicados en el espacio como ser el telescopio espacial Hubble. Su naturaleza cometaria significa que podríamos estudiar su composición y orígenes con gran detalle, dándonos una mejor visión de como sería sistema planetario alienígena. ‘Oumuamua simplemente estaba demasiado inactivo, y pasó demasiado rápido, para que pudiéramos aprender más de lo que sabemos.

Algunas estimaciones sugieren que al menos un objeto interestelar debería estar en nuestro Sistema Solar en cualquier momento dado, mientras que el próximo Telescopio de Levantamiento Sinóptico Grande (LSST) planea encontrar muchos más de estos objetos. Mientras tanto, la Agencia Espacial Europea (ESA), se está planteando la posibilidad de enviar, en un futuro cercano, una nave espacial a su encuentro.

El estado de C / 2019 como objeto interestelar aún deberá verificarse por completo para asegurarse de que realmente sea un visitante lejano. Pero muchos son los astrónomos que aseguran de su procedencia y comienzan a soñar con lo que vendrá en los próximos seis meses.

«Personalmente, tan pronto como vi que la órbita entrante estaba cerca del plano galáctico, estaba seguro de que era interestelar», dice Eubanks.