Retorno exitoso a la Tierra con las muestras del Asteroide Ryugu

Después de seis años de viaje por el espacio, la sonda japonesa Hayabusa-2 regresó en la madrugada del domingo 06 de diciembre a la Tierra con muestras del lejano asteroide Ryugu. La cápsula, que se había separado poco antes de la nave espacial Hayabusa-2, a 220.000 kilómetros de distancia de la Tierra, aterrizó en una zona desértica aislada de Australia . Gracias a sus indicadores de posición, la sonda fue hallada rápidamente.

Encargado de retirar y llevar las muestras para su estudio con un riguroso protocolo para evitar contaminación de las muestras.

Los científicos esperan que las muestras tomadas del asteroide Ryugu permitan desentrañar una serie de enigmas sobre el origen de la vida y la formación del universo, pese a que se trata de apenas 0,1 gramos de «polvo estelar». «Seguimos sin conocer el origen de la vida en la Tierra y a través de esta misión, si somos capaces de estudiar y comprender estos materiales orgánicos, podría ser que fuesen la fuente de la vida en la Tierra», indicó el director del proyecto, Makoto Yoshikawa.

Eoikfbxxcaaimfv
Imagen aérea donde se aprecia la cápusa ya en el suelo con el paracaídas extendido en la región de Australia.

«Seis años después, por fin vuelve a la Tierra», narró un responsable del programa espacial japonés en directo, mientras otros saltaban y festejaban emocionados en la sala de control. Del tamaño de un refrigerador, la cápsula atrapó en dos fases las muestras. Por un lado, pudo recoger polvo de la superficie, y posteriormente, material del interior de Ryugu que fue capturado al dispararle un proyectil. Los científicos creen que este material no ha cambiado desde la formación del universo.

Toma de reingreso cápsula con los restos del Asteroide Ryugu.

Protegidas de la luz Solar y de las radiaciones en el interior de la cápsula, las muestras serán tratadas en Australia y después enviadas en avión a Japón. La mitad de la materia será compartida entre la JAXA, la NASA y organizaciones internacionales, y el resto será conservado para futuros estudios a medida que avance la tecnología analítica.

Larga misión para Hayabusa

Poco después de llegar a la Tierra, la agencia espacial japonesa, JAXA, dio cuenta de que la cápsula había sido hallada por un helicóptero que se desplazó hacia la zona desde donde recibió la señal de la radiobaliza. «¡Hermoso! Estamos impresionados por la entrada en la atmósfera», dijo en declaraciones a la cadena pública nipona NHK el director del proyecto de JAXA, Yuichi Tsuda.

Hayabusa2 estuvo en las proximidades de Ryugu durante año y medio y llegó a aterrizar en su superficie el 22 de febrero de 2019, por primera vez, y volvió a hacerlo el 11 de julio de 2019. La misión de Hayabusa está lejos de terminar. Ahora efectuará una serie de órbitas alrededor del Sol durante unos seis años, antes de acercarse a su próximo objetivo, el asteroide 2001 CC21, en julio de 2026. Los científicos esperan que pueda fotografiarlo «pasando a gran velocidad».

Hayabusa-2 se dirigirá luego hacia su blanco principal: 1998 KY26, un asteroide esférico de un diámetro de sólo 30 metros. Cuando la sonda lo alcance en julio de 2031, se encontrará a unos 300 millones de km de la Tierra.

Pueden visitar la página oficial de la Misión Hayabusa-2 de la Jaxa (en inglés).