Bodega Septima – 2° Congreso Mundial de Enoturismo – 28-09-2017

El Firmamento fue invitado con su Actividad de Astroturismo al 2do. Congreso Mundial de Enoturismo, organizado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), que tuvo lugar en la Provincia de Mendoza desde el 29 al 31 de septiembre.

Estuvieron presentes representantes de la Organización Mundial del Turismo de distintos países, Ente de Turismo de la Provincia de Mendoza, Representantes de diferentes Municipios y de la República Argentina, superando el número de presentes las 100 personas.

El cielo al principio estuvo oculto por copiosas nubes, pero con el correr de los minutos se depejó hasta abrirse una importante  ventana que dió lugar a la observación de distintos cuerpos celestes. Una noche fría pero espléndida. Los representantes muy interesados en la Actividad.

Agradecemos al Ente de Turismo de la Provincia de Mendoza, quienes han confiado en nuestro profesionalismo; deseamos a los participantes un felíz retorno a sus lugares de origen y Buenos Cielos.

El Firmamento

Declarado de Interés Provincial
por la HCDiputados de la Prov. de Mendoza
(Res.943/945)

  • Images: 19
  • 2017-10-17

Actividad Solar

 

Rayos X Solares:
Status
Campo Geomagnético:
Status

los números representan a las Regiones Activas. En el margen inferior se hace referencia al tamaño, en escala de la Tierra y el planeta Júpiter con respecto al Sol

 

Magnetograma HMI (imagen superior)

coronógrafos (imágenes superior e inferior)

El Sol
Nuestro Astro Rey emite luz en todos los colores, pero puesto que el amarillo es la longitud de onda más brillante del Sol, ése es el color que vemos a ojo desnudo. Los instrumentos especializados pueden observar la luz mucho más allá de los rangos visibles a simple vista. Diferentes longitudes de onda transmiten información sobre distintos componentes de la superficie y la atmósfera del Sol.

El Sol ejerce una influencia determinante sobre el clima y el entorno espacial de la Tierra. En condiciones normales, los rayos solares calientan adecuadamente nuestro planeta azul, propiciando agua en forma líquida en buena parte de la superficie terrestre y posibilitando que la vida anime en miríadas de formas. Ese calentamiento suave procede de un flujo incesante de energía solar, que, por lo que sabemos, ha permanecido constante sobre la Tierra a lo largo de períodos geológicos. Ahora bien, cuando el astro experimenta un episodio particularmente intenso de manchas solares, se hacen más frecuentes las violentas tormentas que agitan grandes masas de plasma magnético hacia la Tierra. Los efectos del Sol en nuestro planeta son evidentes, el clima es afectado en gran medida por la radiación solar recibida. Se sabe, a ciencia cierta que la actividad solar varía en ciclos; tales ciclos estan conformados por períodos de aprox. 11 años donde se modifica su campo magnético aumentando la cantidad de radiación recibida, aunque aún no se consiguen calcular la duración y sus consecuencias.

Uno de los efectos que más preocupa son las tormentas de radiación solar que pueden inutilizar los satélites de los que dependemos para pronosticar el clima o para que funcionen los GPS.

Sumado a esto, las tormentas solares tienen un gran efecto sobre las regiones polares de nuestro planeta; cuando los aviones vuelan sobre los polos pueden experimentar afectaciones en las transmisiones de radio, errores de navegación e incluso problemas en los sistemas.

Uno de los casos más  famosos es el apagón de Quebec, en 1989, el cual dejó a algunos canadienses sin energía durante seis días.

Para estudiar y conocer tales actividades el Observatorio de Dinámica Solar, o SDO, nos alcanza diariamente imágenes en 10 longitudes de onda diferentes, medido en angstroms (Å), con su instrumento AIA. El instrumento HMI (Helioseismic and Magnetic Imager) de SDO se centra en el movimiento y las propiedades magnéticas de la superficie del Sol y proporciona 3 imágenes adicionales.

Angstroms (Å): Unidad de medida equivalente a la diez mil millonésima parte del metro, 0.000,000,000,1 metros, cuyo símbolo se presenta con la letra sueca Å, utilizada principalmente para indicar las longitudes de onda de la luz visible. En un centímetro caben 10 millones de angstroms.

La luz visible va aproximadamente desde los 3.600 Å del color violeta extremo hasta los 7.600 Å del rojo en el límite de la visión. Entre ambos se encuentran los demás colores.

Llamarada Solar: es una explosión en el Sol que ocurre cuando la energía almacenada en campos magnéticos torcidos (usualmente localizados encima de las manchas solares) es soltada repentinamente. Las llamaradas producen un estallido de radiación a través del espectro electromagnético, desde las ondas de radio hasta los rayos-X y los rayos-gamma.

Los científicos clasifican a las llamaradas solares de acuerdo a su brillo en rayos-X, en el intervalo de 1 a 8 Angstroms.
Existen cinco categorías:

  • Llamaradas de clase X son grandes; son eventos de gran magnitud que pueden desatar apagones en las ondas de radio en todo el planeta así como tormentas de radiación de larga duración.
  • Llamaradas de clase M son de tamaño mediano; pueden generalmente causar ligeros apagones en el radio que afectan las regiones polares de la tierra. A veces hay tormentas de radiación menores tras de una llamarada de clase M. Comparados con los eventos de tipo X y M.
  • Llamaradas de clase C son pequeñas y de consecuencias poco notorias aquí en la Tierra.
  • Llamaradas de clase A y B son las más pequeñas.

Estas llamaradas tienen pico de flujo (en vatios por metro cuadrado, W/m2) de 100 a 800 picómetro rayos-X cerca de la Tierra, medido en la nave del GOES. Cada clase tiene un pico de flujo diez veces mayor que la anterior, con las llamaradas de clase X con un flujo máximo de 4.10 W/m2 fin..

Cada categoría de llamaradas de rayos X tiene nueve subdivisiones que corren desde, p.ej., C1 a C9, M1 a M9, y X1 a X9. Una llamarada X6 desató una tormenta de radiación alrededor de la Tierra que fué apodada Evento del Día de la Bastilla.

Regiones Activas (RA): es un área donde el campo magnético es particularmente fuerte. Con frecuencia, las manchas solares se forman en regiones activas. Las regiones activas se ven brillantes cuando son observada en rayos X o ultravioleta (ver imagen azulada arriba). Generalmente, estas regiones activas están asociadas con actividad solar en forma de destellos solares y eyecciones de masa coronal (EMC o CME en inglés).

Coronógrafo: es un telescopio que puede ver cosas que estén muy cerca del Sol. Para esto se utiliza un disco que bloquea la superficie brillante del Sol y que de este manera revela la corona solar, que es más tenue, asi como estrellas, planetas y cometas de orbita rasante al Sol. En otras palabras, un coronógrafo produce un eclipse solar artificial.

El Observatorio Solar y Heliosférico (llamado SOHO por las siglas en inglés de Solar and Heliospheric Observatory) tiene dos coronógrafos en su sistema, uno con un campo de visión de 3 grados (llamado coronógrafo “C2”) y otro con un campo de visión de 16 grados (llamado coronógrafo “C3”). Por comparación, el Sol mismo subtiende un ángulo de 0.5 grados. Las imágenes del coronógrafo C2 son usualmente de color rojo; las imágenes del coronógrafo C3 son tradicionalmente de color azul (correspondientes a las últimas dos imágnes).

Eyección de Masa Coronal: (EMC ó CMEs por las siglas en inglés de Coronal Mass Ejections) son gigantescas burbujas de gas electrificado que salen del Sol. Estas burbujas pueden llevar consigo hasta 10 mil millones de toneladas de material solar y desatar espectaculares tormentas geomagnéticas si llegan a chocar con la magnetósfera de la Tierra. Las CMEs que usualmente viajan a velocidades de entre 500 y 1500 km/s, tardan de 2 a 3 días en recorrer los 150 millones de km. que separan a la Tierra del Sol.

Las CMEs que apuntan hacia la Tierra son llamadas “eventos del halo”, debido a la manera en que se ven en las imágenes de coronógrafo. Conforme la nube en expansión de una CME dirigida a la Tierra se hace más y más grande, parece envolver al Sol, formando un halo alrededor de nuestra estrella (ver imagen derecha ejemplo).

 

H alfa: (Hidrógeno alfa) la primera transición atómica de la serie de Balmer del átomo de hidrógeno; longitud de onda: 656.3 nm. Esta línea de absorción del hidrógeno neutro se localiza en la parte roja del espectro visible y es muy conveniente para las observaciones solares. La línea H alfa es usada universalmente para observaciones de llamaradas solares, filamentos, prominencias y la estructura fina de las regiones activas.

Evento de Protones: El gráfico que lo representa se actualiza cada 5 minutos y proporciona información actualizada sobre los niveles de protones de energía baja y alta que fluyen actualmente a través de la Tierra. Los datos se miden a través de un sensor a bordo de la nave GOES-13.

El sol es una gran masa de energía y produce protones de alta energía. El viento solar lleva estos protones a través de nuestro Sistema Solar. Sin embargo durante la actividad de la llamarada solar, los protones energéticos son soplados violentamente hacia el exterior, a veces con dirección hacia la tierra. Los protones energéticos pueden alcanzar nuestro planeta dentro de los 30 minutos del pico de una llamarada mayor. Durante un evento de este tipo (los grandes también se conocen como eventos de protones solares), la Tierra es regada con partículas solares altamente energéticas (principalmente protones) liberadas del sitio de la llamarada. Cuando estos protones llegan a la Tierra y entran en la atmósfera sobre las regiones polares, se produce una ionización mucho mejorada en altitudes inferiores a 100 km. La ionización a estas bajas altitudes es particularmente efectiva en la absorción de las señales de radio HF y puede hacer que las comunicaciones HF sean imposibles en todas las regiones polares. Este efecto se llama apagones de radio. Este tipo de evento también se conoce como Evento de Absorción de Cap Polar o PCA.

Tormentas Geomagnéticas: es una perturbación temporal de la magnetósfera terrestre que puede ser causada por una onda de choque de viento solar y/o una eyección de masa coronal (EMC o CME por sus siglas en inglés) que interactúa con el campo magnético terrestre. El incremento en la presión del viento solar inicialmente comprime la magnetosfera. El campo magnético del viento solar interactúa con el campo magnético de la Tierra y transfiere la energía a la magnetosfera. Ambas interacciones causan un incremento en el movimiento del plasma a través de la magnetosfera (conducido por campos eléctricos incrementados dentro de la magnetosfera) y un incremento en la corriente eléctrica en la magnetosfera e ionosfera. La presión del viento solar sobre la magnetosfera aumentará o disminuirá en función de la actividad solar. Las tormentas magnéticas tienen una duración de 24 a 48 horas, aunque su duración puede prologarse durante varios días seguidos.

El “índice K” es un índice local cuasi-logarítmico que mide en periodos de 3 horas, la actividad geomagnética relativa con respecto a la curva de lo que se asume como un día sin actividad. El índice corre de 0 a 9. EL índice K mide la desviación del componente horizontal con mayor perturbación del campo magnético.

Activa: K = 4.
Tormenta Menor: K = 5.
Tormenta Severa o Mayor: K > 6.

Escala de valores kp, para interpretar la tabla 3 Actividad Geomagnética (Geomagnetic Ativity)

Kp               NOAA           Estado
Kp = 0      Sin tormenta    Campo geomagnético inactivo
Kp = 1      Sin tormenta    Campo geomagnético muy tranquilo
Kp = 2      Sin tormenta    Campo geomagnético tranquilo
Kp = 3      Sin tormenta    Campo geomagnético intranquilo
Kp = 4      Sin tormenta    Campo geomagnétic activo
Kp = 5      G1                    Tormenta geomagnética menor
Kp = 6      G2                    Tormenta geomagnética moderada
Kp = 7      G3                    Tormenta geomagnética mayor o fuerte
Kp = 8      G4                    Tormenta geomagnética severa
Kp = 9      G5                    Tormenta geomagnética muy severa

Principales efectos y consecuencias de las tormentas solares

Entre los principales efectos y problemas que pueden causar las llamaradas y tormentas solares se encuentran:

  1. Alteración de la órbita de satélites: Las capas superiores de la atmósfera se expanden como consecuencia de su ionización lo cual puede interferir con la órbita de satélites de “baja” altura.
  2. Comportamiento errático de equipo electrónico en satélites: Cargas eléctricas pueden acumularse en la superficie de los satélites, provocando falsas señales e iniciando procedimientos correctivos innecesarios. De hecho, esto ya ocurrió con un satélite cuyos motores de impulso comenzaron a activarse, sacándolo de curso.
  3. Mala comunicación con satélites: Aún en el caso de los satélites militares y otros equipos más modernos, diseñados para resistir grandes cantidades de radiación y que no se verían dañados por la misma, su transmisión de información a la tierra puede verse afectada en los momentos en que una llamarada o tormenta solar afecte a la Tierra. El uso de modernos componentes cada vez más pequeños hace algunos satélites más susceptibles a la radiación.
  4. Servicios de voz, data y video degradados o interrumpidos: Los cada vez más comunes servicios que usan satélites para enviar transmitir datos, voz y video y comunicar sistemas y personas alrededor del globo podrán verse degradados e incluso suspendidos por tormentas y llamaradas solares.
  5. Peligro para astronautas y sus instrumentos: Las partículas energéticas aceleradas de las llamaradas solares pueden resultar dañinas para cosmonautas y los instrumentos electrónicos en uso en el espacio, aunque en general estos se encuentran a salvo dentro de sus naves o estaciones espaciales. Pero las misiones de exploración fuera de cabina deberán proporcionar protección y vigilancia para los tripulantes ante las radiaciones solares.
  6. Interrupciones del fluido eléctrico en grandes áreas: Los pulsos electromagnéticos pueden sobrecargar los sistemas de energía eléctrica y provocar interrupciones, en particular en grandes sistemas compuestos por la interconexión de múltiples redes de distribución.
  7. Interrupción del servicio GPS: Es cada vez mayor en gran parte de las actividades de navegación, exploración y transporte, tanto a nivel civil como militar y en tierra, aire y mar, el uso del Sistema de Posicionamiento Global o GPS para identificar y monitorear automáticamente la posición de un navío, persona o móvil en cualquier punto del globo. Los equipos de GPS dependen en su totalidad de una red de satélites orbitando alrededor de la Tierra, cuyas señales combina para determinar y proporcionar la ubicación exacta donde nos encontramos. Si fallan los satélites, los sistemas de GPS estarán incapacitados de proporcionar información adecuada o asistir en la corrección de rumbo, cálculo de distancias, períodos de travesía y ubicación específica en una zona. Tómese en cuenta que el Sistema GPS es de importancia vital en maniobras militares y operaciones a distancia, las cuales podrán ver su precisión reducida a un margen de error de 10 a 100 metros (según informes militares) o en circunstancias críticas prescindir por completo del servicio.
  8. Problemas con radares: Los radares en tierra podrán ver afectado su funcionamiento, debido al “ruido” provocado por las tormentas, dejando sus informaciones carentes de valor o incluso con datos errados.
  9. Interrupción de señales de radio: Señales de radio de larga distancia pueden interrumpirse como consecuencia de cambios en la ionosfera terrestre.
  10. Dificultades con la televisión por cable y vía satélite: Los problemas arriba mencionados pueden afectar también los satélites de transmisión televisiva, resultando en problemas en la difusión de la programación.
  11. Problemas con teléfonos celulares y radios portátiles: Que usan la ionosfera para enviar señales de radio, así como aquellos que dependen de satélites para su comunicación.

El problema de una potente llamarada solar

Como problema principal tenemos que, una intensa actividad en nuestro Sol ardiente provoca la acumulación de energía magnética en su atmósfera que en ocasiones es liberada repentina y rápidamente, enviando una llamarada de radiación equivalente a millones de bombas de hidrógeno y energía hasta 10 millones de veces mayor que una erupción volcánica.
Lo que a la Tierra, como astro cercano al Sol, llega no es una onda de calor sino un intenso bombardeo de radiación y partículas cargadas con energía, o neutrinos, que son partículas subatómicas de tipo fermiónico, sin carga y espín ½, siendo la atmósfera terrestre la encargada de protegernos de esta terrible radiación a que los mismos astronautas están expuestos y las enormes antenas de instalaciones aeroespaciales pudiesen convertirse en antenas que atraigan la energía bombardeada por estas llamaradas solares causando así gran daño a sus estructuras.
Cables de telecomunicaciones, líneas de alta tensión, tuberías y estructuras similares de longitud considerables pueden hacer el papel de antenas y atraer la energía bombardeada por estas llamaradas solares.
Por lo tanto, es la intención de este informe preliminar dar a conocer los efectos devastadores de una tormenta solar para la humanidad ya que definitivamente seguiremos expuestos a sus radiaciones en los próximos años, haciéndose necesario una información actualizada, veraz y didáctica sobre dicho fenómeno global.
La Tierra como planeta seguirá existiendo, como cuerpo opaco del Sistema Solar pero toda la capa de vida que forma su superficie podría extinguirse por este evento catastrófico que nos amenaza marcando el fin de un ciclo de vida en la historia de nuestro planeta; sin embargo, esto está por verse.
Como justificación de este informe se dice que toda actividad solar en los últimos años está siendo minuciosamente seguida por los expertos a fin de predecir las próximas tormentas solares que podrían acabar con la vida en la Tierra iniciando un nuevo ciclo y con una nueva humanidad luego de tan impresionante desastre global.
Los constantes cambios climáticos en el mundo y en nuestro país, los cambios de temperatura, flora y fauna en una misma temporada, las constantes fallas de sistemas electrónicos satelitales, la posibilidad de que las comunicaciones colapsen en los últimos años a nivel global, prestan principal atención en la realización de esta investigación científica.
Los eventos naturales de gran magnitud como los sismos, inundaciones y en este caso un evento natural externo a nuestro planeta, una tormenta solar o geomagnética, aterran a la humanidad y la pone indefensa, sin embargo hay esperanza para todos nosotros los seres humanos.

Ciclo Solar: 1 cliclo solar equivale a 11 años.

Imágenes tomada en el día de la fecha.

Enterese de la actividad solar de mayor relevancia.

Evento 22 de abril – Bodega Lenor

Las presentes imágenes corresponden al evento privado denominado “Estrellas bajo la Luna” organizado por Bodega Lenor y El Firmamento el pasado sábado 22 de abril.

Con un número importante de presentes; entre ellos los representantes de la Intendencia del Departamento de Guaymallen y la visita de la Reina de la Vendimia del mismo Departamento.

Agradecemos a quienes se han acercado, esperando volver a contar con su presencia en nuestras futuras actividades.

Por la presente hacemos llegar la Invitación a quienes estén interesados en concurrir a los siguientes eventos de “Estrellas bajo la Luna” a realizarse en el mes de mayo, en Bodega Lenor, para disfrutar y deleitarse con algo único en Mendoza, siendo percibido con todos nuestros sentidos.

Al finalizar el evento, se pasará a degustar de unos exquisitos espumantes (champagne) acompañados de una picada.

Valor del Evento: $300 p/persona

Más información www.elfirmamento.com.ar
o vía mail astroenoturismo@gmail.com

El Firmamento

Cometa 45P/Honda

Desde el 09 de febrero de 2017, quienes vivan en el Hemisferio Sur, tendrán la posibilidad de observar el cometa 45P/Honda-Mrkos-Pajdusakova. Un cometa que ya nos ha visitado en el 2011 (tiempo orbital 5,26 años).

El 11 de febrero será la fecha en la cual estará más próximo a la Tierra, a tan solo 12,4 millones de kilómetros (una distancia relativamente corta en comparación a otros cometas).

Cometa 45p Honda

la presente infografía representa la ubicación del cometa desde el 09 al 15 de febrero de 2017

En este rango de fechas, podrá apreciarse utilizando binoculares. El día 15 es el momento en que el cometa estará más elevado con respecto al horizonte y a parir del 16/02 (con cada día que pase) irá descendiendo y alejando de la Tierra, por lo que se requerira un Telescopio para su observación.

Para verlo habrá que madrugar, a las 05:32hs local (08:32 UTC) hasta el amanecer. Recomendándose estar alejado de la contaminación lumínica.

Los días 14 y 15 de febrero, estará próximo a Arturo (la estrella alfa de la Constelación del Boyero o Bootes), aproximadamente 15° de arco. Para que podamos entender cuánto es 15° de arco, les dejamos, a continuación, un ejercicio que debe realizarse con el brazo extendido en su totalidad:

medidas

¿Qué es un cometa?

Es un cuerpo celeste en forma de roca compuesto de agua (en estado sólido), dióxido de carbono, metano o amoniaco, mezcladas con polvo, pudiendo tener distintos tamaños (desde metros a kilómetros de diámetro). A esta roca se la denomina Núcleo Cometario. Cuando un cometa se acerca al Sol la radiación solar evapora parte del material helado del núcleo. En este proceso de evaporación se desprenden partículas de polvo formándose así una nube de gas y polvo que envuelve al núcleo. Dicha nube es la coma o cabellera del cometa cuyo diámetro puede alcanzar los 100.000 kilómetros.

 

cometa45pla presente imagen fue tomada por Gerald Rhemann desde Namibia – Sudáfrica el pasado 22 de diciembre de 2016

 

El Firmamento

 

 

Eclipse Parcial de Sol en Mendoza

El 26 de febrero (domingo), a las 09:20hs local, se producirá sobre la provincia de Mendoza, un Eclipse Parcial de Sol. La luna se interpondrá entre el Sol y la Tierra ocultándola parcialmente, ofreciéndonos un espectáculo maravillos, pocas veces vivido. El Sol estará elevado unos 23° aprox. del horizonte Este.

La órbita de la Luna es elíptica, ubicándose nuestro planeta no en el centro del mismo. Esto hace que nuestro satélite no mantenga la misma distancia con respecto a la Tierra.

Este 26, la Luna se ubica a unos 380 mil kilómetros no siendo el punto más cercano (perigeo); por lo lo cual se producirá un Eclipse Anular (la Luna llega a ocultar una zona cuyo centro coincide con el del disco solar, dejando visible una corona o anillo). Este evento (Eclipse Anular) solo será visible en la Provincia de Chubut; el resto lo apreciará como Eclipse Parcial.

El Eclipse Parcial podrá ser visto en América del Sur en Perú, Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil, Argentina, Uruguay y una gran región de la Antártida (Incluida la Antártida Argentina). También será visible en gran párte del Africa (Este, Centro y Sur).

Para observar el evento se requiere tener ciertas precauciones. El Firmamento realizará una actividad en la Ciudad de Mendoza utilizando equipos y filtros especiales para la observación:

  • Nunca observar directo al Sol.
  • Utilizar filtro Baader si se posee telescopio o binocular.
  • Que haya una persona idónea cerca.
  • Observar vía técnica de Proyección (ideal para equipos -telescopios- refractores).

El no contar con los instrumentos adecuados pueden caursar hasta la seguera permanente.

El Firmamento junto con la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, pondrán equipos en la explanada del Parque Independencia para la observación del evento.

Horario Eclipse Parcial Mendoza-Argentina

09:20hs Inicio
10:37hs Cúlmine
11:54hs Final

 

Eclipse_Solar_Anular._26.02.2017_-_Argentina

 

eclipse solar 26feb

De Interés Provincial

El 19 de octubre del 2016 todas las actividades realizadas por la Institución El Firmamento fueron declaradas de Interés Provincial por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Mendoza (Resolución 943/945).
Felicitaciones a todos sus miembros por tan importante logro.

Buenos Cielos para todos!

 

Nuevo Exoplaneta descubierto en Próxima Centaury

Por Diego Bagú, Director de Gestión Planetario Ciudad de La Plata.
Debemos reconocerlo. Estábamos muy ansiosos. A pesar del enorme impacto que provocaría la confirmación de la noticia, ante todo, teníamos que ser cautos. La ciencia es cauta. Experimenta, repite procedimientos, chequea, y al final del proceso, confirma. Y llegó la confirmación tan ansiada. Hoy, miércoles 24 de agosto de 2016, se oficializó el descubrimiento del exoplaneta más cercano al sistema Solar. Pero como si semejante descubrimiento no alcanzase a colmar las expectativas de propios y extraños, resulta que este nuevo integrante de la familia no sólo sería similar a la Tierra sino que además, se encuentra a una distancia de su estrella de manera que le posibilitaría tener agua en estado líquido. Es decir, está ubicado en lo que en astronomía denominamos “zona habitable”. Te invito a compartir un par de líneas de manera de poder disfrutar juntos de este impresionante e histórico descubrimiento.

Un lugar en el universo

Para adentrarnos en la historia de este hallazgo, tengamos en cuenta el lugar del universo en donde ocurre este suceso. De pequeños contemplamos el cielo y así como sabemos reconocer fácilmente a las Tres Marías, otro conjunto de estrellas fácilmente reconocible es el que conforma la constelación de la Cruz (la Cruz del Sur). Acompañando a la Cruz, tendremos a dos estrellas muy brillantes de las cuales, la más alejada de la Cruz, se llama Alfa Centauro. ¿El motivo de este nombre? Centauro se debe a que forma parte de la constelación homónima, y Alfa -la primer letra del alfabeto griego- como consecuencia de ser la estrella más brillante de dicha constelación.

La famosa Cruz del Sur, acompañada (en esta imagen hacia la izquierda) por dos estrellas también fácilmente reconocibles. Se las denomina “los punteros”, por el hecho de “indicarnos” hacia donde se encuentra la Cruz. De esos punteros, el más alejado de la Cruz es Alfa Centauro. (imagen portal web wikipedia.org)
Una de las curiosidades que presenta Alfa Centauro es que, si bien a ojo desnudo aparenta ser una estrella, en realidad son tres. Luego de contemplarla a simple vista, es muy interesante hacerlo con un telescopio. Es allí cuando apreciamos que ya no se trata de una única fuente puntual sino que, ahora, el instrumento nos permite contemplar dos fuentes luminosas. Dos estrellas: Alfa Centauro A y Alfa Centauro B. De esta particular realidad pudimos tomar conocimiento por vez primera en 1752, a partir de las observaciones del astrónomo francés Nicolas-Louis de Lacaille.

A simple vista, Alfa Centauro parece ser una única estrella. Cuando la observamos con un telescopio, podemos apreciar dos fuentes. Pero en realidad, se trata de un sistema de tres componentes.

Pero la sorpresa no termina allí, ya que el sistema de “dos” estrellas que nos permiten apreciar nuestros telescopios caseros, en realidad está compuesto por tres estrellas: las dos observables con nuestros instrumentos (Alfa Centauro A y B) y una tercera “inobservable”. Esta tercer integrante es Proxima Centauro. Lo de Centauro ya sabés el motivo; lo de Proxima se debe a que se trata de la estrella más cercana a la Tierra, luego del Sol. Es decir, de las cientos de miles de millones que conforman nuestra galaxia, la más cercana es esta misma.

La Cruz del Sur junto a los dos famosos “punteros”. El más alejado respecto de la Cruz, es Alfa Centauro. A simple vista pareciera ser una sola estrella. Cuando la observamos con un telescopio casero, podemos apreciar dos astros. Pero en realidad, se trata de un sistema triple (Alfa Centauro A y B, más una tercera llamada Proxima Centauro, la estrella más cercana a nuestro sistema Solar). (imagen obtenida a partir del soft Stellarium.org)

Muy cerca nuestro (aunque no lo parezca)

Sabemos que las expresiones “lejos” y “cerca” son completamente relativas a los conceptos y/o magnitudes que estemos considerando. En otras palabras, si bien en nuestro quehacer diario unos 40 billones de kilómetros (perdón, ¿cuánto? unos 40.000.000.000.000 de km) resulta ser una distancia literalmente sideral, en términos astronómicos podríamos decir que es una distancia insignificante ya que estos 40 millones de millones de kilómetros es la distancia a la cual se encuentra Proxima Centauro. Debido a que magnitudes de este tipo son algo “incómodas” de trabajar (números muy grandes), los astrónomos utilizamos otro tipo de unidad: el Año Luz (AL). Un AL equivale a la distancia que recorre la luz justamente durante un año. A una velocidad de prácticamente 300.000 km/seg (la velocidad más alta que puede hallarse en el universo), un rayo de luz recorre unos 9,4 billones de kilómetros. En términos “redondos”, Proxima Centauro, la estrellas más cercana al Sol, se encuentra a unos 4,22 AL. Como te darás cuenta, es más “sencillo” trabajar con 4,22 ¡que con 40.000.000.000.000! Otra manera de poder interpretar estas cantidades es a partir de la comparación con la distancia Tierra-Sol. Esta distancia, en promedio es de 150.000.000 km (ciento cincuenta millones de km), y se la denomina Unidad Astronómica (150.000.000 km = 1 UA). De esta manera, Proxima Centauro se encuentra a unas 273.000 UA de nuestro Sol.

Proxima Centauro, la estrella más cercana al Sol, se encuentra a unos 4,22 Años Luz, es decir, aproximadamente a 40 millones de millones de kilómetros. Esto equivale a 270.000 veces la distancia Tierra-Sol.

Luego de Proxima Centauro, las dos estrellas más cercanas al sistema Solar son Alfa Centauro A y Alfa Centauro B, las cuales ubicamos a unos 4,37 AL.

Las tres estrellas más cercanas al sistema Solar: Proxima Centauro (a 4,22 AL) y Alfa Centauro A y B (a 4,37 AL aprox.). (imagen proyecto Pale Red Dot)

La estrella de esta historia

Proxima Centauro es la estrella -literalmente- de esta fascinante historia. Siendo bastante más pequeña que el Sol (posee una octava parte de la masa de éste), se trata de una enana roja, es decir, una estrella cuya temperatura superficial apenas alcanza los 3.000 kelvin (el kelvin, a estas temperaturas, puede asemejarse al grado centígrado). Por ejemplo, el Sol posee una temperatura superficial de unos 6.000 kelvin y por lo tanto, su color es amarillo. En cambio, los 3.000 K superficiales de Proxima, hacen que esta se observe de color rojo. En astronomía estelar, color es sinónimo de temperatura.

Comparación de Proxima Centauro respecto de otras estrellas, entre las cuales, encontramos al Sol. (imagen portal web ESO)
Desde hacía un par de años se sospechaba que alrededor de Proxima se encontraba orbitando un planeta. De ser así, implacaría algo realmente impactante. Si bien en las últimas dos décadas se descubrieron miles de exoplanetas (planetas más allá de nuestro sistema Solar), que la estrella más cercana al Sol ya tuviese un planeta orbitándola sería majestuoso. Por supuesto, fue necesario realizar una serie de observaciones en cantidad y tiempo, con el fin de analizar y corroborar dicha existencia. Finalmente, y tal cual indicaba la información filtrada durante los primeros días del presente mes, hoy miércoles 24 de agosto, el Observatorio Austral Europeo (ESO), el consorcio astronómico más importante del mundo, confirmó la existencia de un exoplaneta alrededor de Proxima Centauro. Se lo denominó Proxima b. La investigación estuvo liderada por el astrónomo Guillem Anglada-Escudé a partir de telescopios del ESO y otras instituciones.
Obviamente, esto impacta profundamente en la astronomía y en nuestra concepción del cosmos, la cual viene sufriendo, en el mejor de los sentidos, cambios profundos como resultado del acelerado avance científico-tecnológico. Veamos entonces cómo fue posible semejante descubrimiento.

El descubrimiento de Proxima b

Desde hace cientos de años se tenía la sospecha que los planetas que conforman el sistema Solar no serían los únicos. Es decir, que el hecho que una estrella como nuestro Sol tuviese una serie de compañeros orbitándola, no podría ser una particularidad única de este lugar en el universo. Con el correr del tiempo y el avance científico (en particular a lo largo del siglo XX), esas sospechas se fueron incrementando hasta que hace unas dos décadas, pudo descrubrirse el primer planeta fuera del sistema Solar (un “exoplaneta”).
Ahora bien, como te imaginarás, los planetas son en general mucho más pequeños que las estrellas que orbitan. Y si a estas las podemos observar como simples puntos de luz, ¿cómo es posible detectar a los primeros? Además, éstos no emiten luz propia, sino que la observación visual de los mismos debería ser resultado de la reflexión de la luz emitida por la estrella a la cual orbitan. Evidentemente, se trata de una misión más que compleja. Es así que se diseñaron diversas estrategias para poder detectarlos de manera “indirecta”, es decir, no “observándolos directamente” sino detectando su presencia a partir de los efectos que éstos causasen en su estrella compañera.

La detección de exoplanetas es una de las acciones más complejas de la astronomía moderna.

¿Cómo fue posible entonces el descubrimiento de Proxima b? Hace ya varios siglos, Isaac Newton nos mostró que dos cuerpos se atraen mutuamente en función de sus masas y de la distancia existente entre ambos. Esta atracción “gravitatoria” tiende a que los cuerpos se acerquen entre sí. Así como la Tierra nos atrae, y por lo tanto tendemos a mantenernos “pegados” a su superficie, uno también atrae a la Tierra. Pero claro, como nuestro planeta tiene muchísima más masa que una persona, somos nosotros quienes nos “acercamos” hacia ella, es decir, hacia su centro. Debido a este mismo fenómeno físico, una estrella (Proxima Centauro, por ejemplo), atrae a su planeta compañero (Proxima b) y por lo tanto, éste orbita a su alrededor. De todas maneras, si bien el planeta tiene menos masa que la estrella, ésta también se ve afectada por el tironeo del primero. Para ello, observemos el siguiente gráfico, el cual está divido en tres partes (superior, central e inferior).

A medida que el exoplaneta Proxima b orbita su estrella (Proxima), ésta última se acerca y se aleja regularmente respecto nuestro. (imagen portal web ESO)
Supongamos que nosotros nos encontramos observando el sistema “de frente”, tal cual indica el gráfico. En la parte superior, tenemos al exoplaneta Proxima b hacia nuestra derecha respecto de la estrella a la cual orbita. En la figura central, ahora el exoplaneta se encuentra por detrás de la estrella. Debido a que ambos cuerpos se atraen, respecto de nosotros la estrella se alejará (poco o mucho), pero se alejará. Análogamente, en la parte inferior del gráfico tenemos la situación en la cual el exoplaneta se encuentra por delante de la estrella, haciendo que ésta se acerque hacia nosotros a causa del “tironeo” que le produce su pequeño compañero. Si pudiésemos medir ese alejamiento y acercamiento de la estrella respecto nuestro, entonces podríamos inferir que hay un cuerpo (¡un exoplaneta!) que la está haciendo bailar de un lado para el otro. Esto fue exactamente lo que permitió descubrir la existencia del exoplaneta Proxima b. La misma causa por la cual la gravedad terrestre nos mantiene “pegados” a su superficie, hace posible el descubrimiento de exoplanetas a enormes distancias de la Tierra.
Por supuesto, te estarás preguntando ¿de qué manera los astrónomos pueden no sólo captar sino también medir ese tironeo sobre la estrella y por lo tanto, su acercamiento y alejamiento? El gran secreto está muy bien guardado en la luz que nos llega de la estrella. Seguramente te será muy familiar el fenómeno que se produce con el sonido de una sirena al momento de acercarse o alejarse respecto tuyo. Cuando un móvil con determinado sonido se acerca, el sonido es algo agudo, mientras que por el contrario, una vez que pasa y se aleja, el mismo se vuelve algo más grave. Algo exactamente análogo ocurre con la luz de una estrella. Si ésta se te acerca, su luz, por decirlo de alguna manera, se vuelve más azulada, mientras que si se aleja, se hace un poco más rojiza. Si pudiésemos medir y analizar dicha luz, podríamos entonces darnos cuenta si la estrella no sólo se mueve, sino además, saber hacia dónde lo hace. Y eso es lo que aplican muchos astrónomos, en particular los que trabajan con espectrógrafos, instrumentos que analizan la luz de las estrellas. Los espectrógrafos permiten determinar la huella dactilar de una estrella.
Obviamente, el poder realizar estas detecciones depende de muchos factores, por ejemplo, cuán grande es el telescopio para poder recolectar la mayor cantidad de luz estelar posible y transferirla al espectrógrafo para su correspondiente análisis. O cuán sensible es el propio espectrógrafo. Desde ya, también influye de manera directa ¡el mismo movimiento del astro! Es decir, si se mueve poco será mucho más difícil detectar su “bamboleo” a que si lo hace de manera considerable. Para que te des una idea de la complejidad que implicó la detección de Proxima b, su estrella (Proxima) se acerca y se aleja de nosotros a una velocidad de 5 kilómetros a la hora, o sea, a la misma velocidad con la cual camina una persona. Impresionante realmente.

La estrella Proxima Centauro se acerca y se aleja de la Tierra a una velocidad de aproximadamente 5 km/h.

Para estar seguros que el “baile estelar” se debe a un exoplaneta que la tironea regularmente y no a otros factores, es necesario realizar una serie de observaciones las cuales, por las características del sistema, obviamente deben repetirse. Es así que los astrónomos fueron tomando distintas medidas (puntos rojos en el gráfico inferior) a lo largo de mucho tiempo, para luego intentar unirlos con alguna gráfica (línea azul). Cuántos más puntos se puedan tener y en particular, cuanto mejor podamos ajustar esa gráfica a los puntos, mejores resultados podrán obtenerse. En ciencia, por lo general, continuamente realizamos mediciones y ajustamos gráficas. Cuando este grupo de astrónomos del ESO ajustó la gráfica a los puntos, pudieron confirmar que la estrella Proxima “iba y venía” respecto de ellos. Proxima se acerca y se aleja de la Tierra, y lo hace de manera periódica, de manera regular. Fue así que pudieron confirmar la existencia de “alguien” que continuamente la “tironea” de un lado hacia otro.

El ajuste de las observaciones a partir del cual pudo detectarse la existencia del exoplaneta Proxima b. Los resultados indican que su órbita la completa cada 11 días. (imagen portal web ESO)
Los números también indican que Proxima b se encuentra a unos 7 millones de kilómetros de su estrella (muy cerquita en comparación a los planetas de nuestro sistema Solar respecto del Sol) y la orbita de manera completa cada 11 días. Es decir, un año en Proxima b dura 11 días.

Proxima b se encuentra a 7 millones de kilómetros de Proxima Centauro y su año dura 11 días.

¿Y por qué lo de su nombre tan particular? Por convención astronómica, cuando se descubre un planeta alrededor de una estrella, el primero recibe el nombre de esta última más una letra minúscula. El primer planeta descubierto recibe la letra b, para luego continuar en orden alfabético en función de encontrarse más planetas. Es por ello que el primero descubierto alrededor de Proxima Centauro recibió el nombre de Proxima b.

Pero la sorpresa fue aún mayor

Como si fuese poco semejante descubrimiento, las sorpresas fueron en aumento, ya que este grupo de investigadores pudo determinar que Proxima b sería rocoso y algo más masivo que la Tierra (aproximadamente 1,3 veces la masa terrestre). Pero además, y este es uno de los factores más impactantes de este hallazgo, Proxima b se encuentra en la denominada “zona habitable”, es decir, una franja en la cual un planeta recibe tal cantidad de energía estelar la cual le permite contar con agua superficial en estado líquido . Por ejemplo, en nuestro sistema Solar, la zona habitable se encuentra un poco más allá de Venus y poco más allá de Marte. Por lo tanto, la Tierra pertenece justamente a dicha zona. De hecho, de no ser así no me encontraría redactando estas líneas ni vos leyéndolas.
Debemos ser claros en un concepto. No se está afirmando que en Proxima b hay agua en estado líquido, sino que, en caso que este exoplaneta tuviese agua en su superficie, entonces sería altamente probable que parte de ella se encontrase en estado líquido. Y por supuesto, esto abre enormes conjeturas en cuanto a la posibilidad de vida al menos microorgánica.

Una de las mayores expectativas generadas por este descubrimiento es la ubicación de Proxima b respecto de su estrella. Se encuentra en la denominada “zona habitable”. (imagen portal web ESO)

Testigos privilegiados de la historia

Nuevamente somos testigos privilegiados de la historia. Vivimos la mejor de las épocas en cuanto a ciencia y tecnología se refiere. En pocos años hemos modificado no sólo nuestra concepción del universo sino que, además, nos encontramos descubriendo nuevos mundos a pasos agigantados.
De pequeños nos ha fascinado estudiar el sistema Solar. Armábamos maquetas -y lo seguimos haciendo- en donde a sus principales integrantes los ordenábamos en función de la distancia a la que se encontraban respecto del Sol. Comenzábamos con Mercurio, para continuar con Venus y finalizar nuestro recorrido en Plutón. En 2006, por distintas razones, a este último ya no lo consideramos como “planeta principal”, aunque vale decir que nunca perdió su protagonismo. Desde hoy 24 de agosto de 2016, será usual escuchar a nuestros niños mencionar también a Proxima b, un primo hermano de la familia que, si bien nos era esquivo, finalmente lo encontramos.
Ya no será lo mismo a partir de ahora. Hemos dado vuelta una nueva e importantísima página en nuestro derrotero cósmico. Y eso, justamente eso, es lo maravilloso que nos brinda la ciencia, la más fascinante de las herramientas que supimos construir no sólo para preguntarnos quiénes somos y hacia dónde vamos, sino fundamentalmente, ¿estaremos solos?

Un aparente cielo observable desde la superficie de Proxima b. (imagen portal web ESO)

La sonda Juno próxima a Júpiter

En la noche del 4 de julio, la sonda Juno encenderá su motor principal durante 35 minutos, lo que colocará a la nave en una órbita polar alrededor del gigante gaseoso. Será un encuentro planetario atrevido: el gigante Júpiter se encuentra en el más duro entorno de radiación conocido, y la Juno ha sido especialmente diseñada para navegar con seguridad en ese nuevo territorio.

“Actualmente estamos reduciendo la distancia entre nosotros y Júpiter a 6,5 kilómetros por segundo,” dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno en el Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio. “Pero la gravedad de Júpiter está tirando de la nave más fuerte cada día y, para el momento de la llegada, la velocidad habrá alcanzado casi 70 kilómetros por segundo; en ese momento, el motor de la nave servirá de freno para facilitar la inserción en órbita.”

El equipo de la misión Juno está trabajando en estas últimas semanas para evaluar y reevaluar cada paso en el proceso de inserción en la órbita de Júpiter, contando con eventos de muy baja probabilidad y ejecutándolos. Dos escenarios han sido identificados: el primero es un cambio en la forma en que Juno saldría de modo seguro si se activa este sistema de protección ante una anomalía o condición inesperada. Un segundo elemento implica una actualización de software de menor importancia.

“Estamos en la última prueba y revisión de la secuencia como parte de nuestros preparativos finales para la inserción en órbita de Júpiter”, dijo Rick Nybakken, director del proyecto Juno de la NASA en JPL, en Pasadena, California. “A lo largo del proyecto, incluyendo las operaciones, nuestro proceso de revisión ha buscado lo probable, lo improbable, y luego lo muy improbable. Ahora estamos ante eventos muy poco probables que la inserción orbital podría derivar”.

EL 8 de agosto de 2011, un cohete Atlas V propulsó a la nave espacial Juno hacia Júpiter desde el Complejo de Lanzamientos nº 41 de Cabo Cañaveral. La nave, de 4 toneladas, tardó 5 años en alcanzar Júpiter en una misión que se encargará de estudiar su estructura y descifrar su historia.
JPL (Laboratorio de Propulsión a Jets) se encarga del seguimiento de la misión, para su investigador principal, Scott Bolton. La misión Juno es parte del programa espacial de NASA “Nuevas Fronteras”, dirigido por el Centro Marshall de vuelos espaciales de NASA. La nave espacial ha sido construida por la compañía Lockheed Martin Space Systems de Denver y su lanzamiento ha sido responsabilidad del Centro Espacial Kennedy en Florida. JPL es una división del Instituto Tecnológico de California (CALTECH) en Pasadena.

 

La misión se propone desentrañar, por primera vez en la historia, los secretos que hay debajo de la enigmática atmósfera gaseosa del planeta, que tiene más de mil kilómetros de grosor. Júpiter es 300 veces más grande que la Tierra y tarda 12 años en completar una vuelta al Sol. Sin embargo, rota tan rápido que un día solo tiene 10 horas.

Entre los principales objetivos de la misión está determinar la abundancia y la ubicación de agua en la que sería la masa sólida del planeta, lo cual aportaría luces sobre su origen. También se busca entender la estructura de Júpiter y cómo se mueven los materiales en su interior, analizando los campos magnético y gravitacional.

Juno, que viajará alrededor de los polos del planeta, será la nave que más se haya acercado a su atmósfera; una vez empiece a orbitarlo alcanzará una velocidad cercana a los 250.000 kilómetros por hora. Le dará la vuelta a Júpiter 37 veces durante 20 meses y capturará las imágenes más claras obtenidas hasta ahora del gigante. En febrero del 2018 la nave saldrá de órbita y se incinerará en la atmósfera del planeta.

La misión fue bautizada en honor a la diosa Juno, esposa de Júpiter, que logró ver a través de la capa de nubes que este dios puso a su alrededor para cubrir sus travesuras. La nave tendrá la capacidad de ver debajo de la atmósfera, para conocer la estructura del planeta.

Como también se busca motivar, con esta travesía, a los niños a explorar la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, Juno lleva como tripulantes tres figuras de Lego que representan a Juno, a Júpiter y al científico Galileo Galilei, quien hizo importantes descubrimientos del planeta como sus más grandes satélites, que en su honor se llaman Lunas Galileanas.

La sonda tiene 3,5 metros de alto y 3,5 de diámetro, pesa 1.593 kilos y sus paneles solares tienen nueve metros de longitud por 2,65 metros de ancho (su superficie total es de 60 metros cuadrados y tiene 18.698 celdas solares).

Juno, además, impondrá algunos récords: será la misión que llega más lejos impulsada por energía solar, la primera en orbitar de polo a polo un planeta lejano, la primera en llevar protección de titanio para reducir los daños de los cinturones de radiación del planeta y la primera en volar con partes producidas en impresoras 3D.

Donde

Se puede seguir la trayectoria en vivo de la misión a través de la aplicación para ordenador ‘Ojos de la Nasa’, que usa datos en tiempo real para mostrar la ubicación de la sonda:

http://eyes.jpl.nasa.gov/juno

sin aplicación en Juno Nasa:
https://www.nasa.gov/mission_pages/juno/main/index.html

y Dónde está:
http://www.nasa.gov/mission_pages/juno/where

El Firmamento

Peatonal del Vino

El pasado 15 de abril se realizó una nueva edición (6ta.) de la Peatonal del Vino, en la cual estuvo presente El Firmamento mostrando a quienes se acercaban a la terraza de la Municipalidad las marvillas del cielo nocturno; entre ellas, el planeta Júpiter, la Luna, la Nebulosa de Orion y el Joyero entre otras.

La gente al pasar quedaba maravillada al ver tan nítida la Luna y el planeta Júpiter con sus cuatro lunas galileanas.

Agradecemos a todos los que han participado y acercado al evento, esperando volver a encontrarlos en nuestras próximas actividades.

El Firmamento

Transito de Mercurio

El 9 de mayo de 2016 se producirá un evento significativo; el tránsito del planeta Mercurio.

¿Que es tránsito?
Es cuando un cuerpo pasa por delante de otro objeto celeste de mayor tamaño, visto desde un punto específico. En este ejemplo, desde nuestro planeta Tierra.

Pero no todos pueden observar este evento debido a la rotación de la Tierra y la duración del tránsito. La República Argentina se divide en dos Regiones de observación; la primera (conformada por la Patagonia, Península Antártica, Neuquén, Mendoza -mayormente- y el este de San Juan) se observará ya iniciado el tránsito; en el resto del país será completa.
En la Provincia de Mendoza, el Sol sale a las 08:15hs local.

Mercurio se encuentra a una distancia del Sol de aprox. 58 millones de kilómetros; esto equivale a un poco más de 1/3 de la distancia que hay desde nuestro hogar hasta el Sol y su diámetro es de 4858km (siendo nuestro planeta 12453km).
transito mercurio logo

El tránsito se divide en V contactos siendo ellos:
I    Contacto de ingreso 08:12hs local (inicio)
II   Ingreso interno 08:15hs local
III Máximo 11:57hs local
IV Egreso Interno 15:39hs local
V   Egreso Externo 15:42hs local (finalización)

Observación y Advertencia:
El Sol no puede ser visto directo debido a que produce daños irreparables en la visión (hasta la seguera) y más dañino aún utilizando binoculares o telescopios sin las debidas herramientas. Para prevenir, se utiliza en astronomía filtros solares llamados comunmente, Baader (Fabricante Alemania); es una lámina plateada o dorada fabricada exclusivamente para este fin (observación solar) que reduce la intensidad de la luz en un factor por encima de
100.000 y se coloca en el frente de los equipos de observación (binoculares o telescopios) -nunca por detrás o en oculares- impidiendo que los rayos dañinos lleguen a la retina.

baader
Para observar el tránsito, se requiere cualquier telescopio de aficionado acompañado, como dijimos, siempre por el filtro solar; aunque, cuanto mayor sea la potencia del equipo, más claro se verá Mercurio. Si se utlizan binoculares, para apreciar claramente al planeta, deben ser superiores a 20x con su respectivo filtro solar.
Los filtros Baader se consiguen en cualquier local de venta de equipos astronómicos (como ser El Firmamento-venta de equipos).
Aquellas personas que poseen equipos astronómicos y no consigan el filtro, se puede realizar la observación a través de la técnica denominada proyección; para ello hay que estar familiarizados. De no ser así, llevar el equipo a sitios donde se encuentre profesionales o astrónomos amateur experimentados en dicha técnica.

proyeccion2 proyeccion1

 

 

 

El último tránsito del planeta Mercurio por delante del Sol se produjo el 08 de noviembre de 2006; el próximo será el 11 de noviembre de 2019.

El Firmamento