Detectan señales repetitivas procedentes del Espacio Exterior

Los estallidos rápidos de radio (FRB, por sus siglas en inglés) son uno de los fenómenos más misteriosos del Universo. En apenas unos pocos milisegundos, estas señales pueden generar la misma energía que el Sol en unos 80 años. Sin embargo, los científicos desconocen su origen. Qué tipo de fuente poderosa puede liberar semejantes ráfagas en el Universo sigue siendo un enigma, aunque los investigadores creen que debe de situarse mucho más allá de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Incluso se ha especulado con la fantástica posibilidad de que sean el producto de otra civilización tecnológicamente avanzada a miles de millones de años luz de distancia.

Hasta la fecha, los astrónomos habían detectado unas sesenta emisiones de este tipo. Pero solo una de ellas se había repetido (unas 200 veces desde que fue descubierta en 2015 por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico), al parecer proveniente de un magnetar en una galaxia enana a 3.000 millones de años luz de la Tierra, según publicaba en enero de 2017 en la revista «Nature» un equipo holandés. Esa fuente fue bautizada como FRB 121102 y sus ráfagas intermitentes son tan brillantes que pueden verse en todo el Universo. Un año después, otro grupo de científicos canadienses ha dado a conocer en dos artículos en la misma publicación la existencia de otras trece señales rápidas. Y por segunda vez, una de ellas también se repite.

Las nuevas señales extragalácticas fueron descubiertas con el radiotelescopio CHIME, situado en el Valle de Okanagan en la Columbia Británica, durante un período de observación de solo tres semanas el pasado verano. «Hasta ahora, solo se conocía una FRB repetida. Saber que hay otra sugiere que es posible que haya más ahí fuera. Y con más repetidores y más fuentes disponibles para el estudio, podremos entender estos enigmas cósmicos, de dónde provienen y qué los causa», afirma Ingrid Stairs, miembro del equipo CHIME y astrofísica de la Universidad de la Columbia Británica.

A baja frecuencia

La señal repetida (llamada FRB 180814) tuvo seis pulsos que parecen originarse a una distancia de 1.500 millones de años luz, aproximadamente la mitad de la primera ráfaga de repetición. Las nuevas señales tiene otra característica importante. La mayoría de las detectadas anteriormente habían sido encontradas en frecuencias cercanas a los 1.400 MHz, muy por encima del rango del radio telescopio canadiense de 400 MHz a 800 MHz. Sin embargo, la mayoría de las trece nuevas ráfagas se registraron en las frecuencias más bajas de CHIME. En algunos casos, la señal en el extremo inferior de la banda era tan brillante que, según los investigadores, parece probable que se detecten otros FRB en frecuencias incluso más bajas que el mínimo de 400 MHz del instrumento. (La más baja detectada anteriormente se situaba en los 580 MHz).

El radiotelescopio CHIME, en la Columbia Británica (Canadá)
El radiotelescopio CHIME, en la Columbia Británica (Canadá) – Instituto Espacial McGill

Los investigadores creen que las FRB se generan en regiones densas y turbulentas de sus galaxias anfitrionas, lugares donde hay una gran cantidad de nubes de gas (nebulosas que forman estrellas) y explosiones estelares como supernovas. «Esto nos da pistas sobre qué tipo de objetos pueden generar las FRB. No sabemos exactamente de qué galaxias vienen, pero estimamos se encuentran hasta a mil millones de años luz de distancia», explica a ABC Shriharsh Tendulkar, del Instituto Espacial McGill en Montreal (Canadá).

La detección a frecuencias más bajas significa que algunas de las teorías hasta ahora expuestas sobre los orígenes de estas señales deberán ser reconsideradas. «Y el hecho de que las ráfagas se repitan descarta cualquier modelo catastrófico para la generación de las FRB (es decir, uno en el que la fuente se destruye al generar la ráfaga). Por ejemplo, una FRB emitida por una fusión de dos estrellas de neutrones o la de una estrella de neutrones y un agujero negro no se puede repetir», explica Tendulkar. Aún no está claro si las fuentes que generan las señales repetidas son diferentes de las que aparentemente solo generan una. Quizás ni siquiera sean individuales, sino que se repiten con muy poca frecuencia. «Es demasiado pronto para saberlo», dice el investigador.

¿Una inteligencia extraterrestre?

En cuanto a la posibilidad de que estas señales rápidas sean creadas por una inteligencia extraterrestre, «creo que es extremadamente poco probable», apunta Shriharsh Tendulkar. «Como científico, no puedo descartarlo al 100%, pero una afirmación extraordinaria debe estar respaldada por pruebas extraordinarias», subraya. El investigador recuerda que algo parecido ocurrió con los pulsos periódicos de radio emitidos por púlsares y detectados desde 1967. En un principio, también existió la tentación de atribuirlos a los «pequeños hombres verdes», pero la idea se disipó rápidamente cuando hubo una respuesta física lógica. «Los FRB son muy similares en estructura a estos pulsos (aunque casi un billón, es decir, 1000.000.000.000 veces más potentes), por lo que no hay razón para pensar que tienen que ser de una fuente inteligente», indica. Igualmente, puntualiza que no existe ninguna estructura «inteligente» o «que contenga información» en las explosiones. «Si viéramos una señal de teléfono celular, por ejemplo, a través de nuestro telescopio, aunque no sabría lo que se dice entendería que está pasando información. La vida inteligente no está en la mente de ningún astrónomo como fuente de estas FRB», concluye.

Fuente ABC

 

New Horizons llega a Ultima Thule

El pequeño y helado mundo conocido como Ultima Thule finalmente ha sido revelado.

Una nueva imagen proveniente de la nave espacial New Horizons de la Nasa muestra que se trata de dos objetos unidos, para dar una apariencia de “muñeco de nieve”.

Las imágenes de la sonda de EE. UU. Adquiridas a medida que se acercaba a Ultima indicaban la posibilidad de un cuerpo doble, pero la primera imagen detallada del próximo sobrevuelo del martes lo confirma.

New Horizons encontró a Ultima a 6500 millones de kilómetros de la Tierra, esto equivale a aprox 43 UA (1 UA = 15o millones de quilómetros).
El evento estableció un registro para la exploración más lejana de un objeto del Sistema Solar. La marca anterior también fue establecida por New Horizons cuando sobrevoló el planeta enano Plutón en 2015.

Orbita alrededor del Sol en una región del Sistema Solar conocida como el cinturón de Kuiper, una colección de escombros y planetas enanos.

Hay cientos de miles de miembros de Kuiper como Ultima, y ​​al ser un cuerpo de seguro helado, dará con seguridad pistas de cómo se formaron todos los cuerpos planetarios hace unos 4.600 millones de años.
El equipo de la misión cree que las dos esferas que conforman este objeto en particular probablemente se unieron justo al principio, o muy poco después.
Los científicos han decidido llamar al lóbulo más grande “Ultima” y al lóbulo más pequeño “Thule”. La relación de volumen es de tres a uno.

Jeff Moore, un co-investigador de New Horizons del Centro de Investigación Ames de la NASA, dijo que dichos cuerpos se habrían unido a una velocidad muy baja, a unos 2-3 km / h.

Los nuevos datos de la nave espacial de la NASA también muestran cuán oscuro es el objeto. Sus áreas más brillantes reflejan solo el 13% de la luz que cae sobre ellas; El más oscuro, solo el 6%; eso es similar a la tierra alojada en las macetas de nuestro hogar, dijo Cathy Olkin, científica adjunta del proyecto de la misión del Southwest Research Institute (SwRI).

Sin embargo, tiene un tinte de color. “Tuvimos un color áspero en el Hubble, pero ahora podemos decir definitivamente que Ultima Thule es rojo”, agregó la colega Carly Howett, también de SwRI.
“Nuestra teoría actual de por qué Ultima Thule es roja es la irradiación de helados exóticos”. Esencialmente, su superficie ha sido “quemada” a través de los eones por los rayos cósmicos de alta energía y los rayos X que inundan el espacio.

El investigador principal, Alan Stern, rindió homenaje a la habilidad de su equipo para adquirir la imagen mientras New Horizons pasaba volando por el objeto, alcanzando los 3.500 km desde su superficie con el mayor acercamiento.

La sonda tenía que apuntar a Ultima con mucha precisión para asegurarse de obtenerla en la imagen central de la cámara y otros instrumentos a bordo.

La región denominada Ultima posee un tamaño similar a la ciudad de Washington DC, y es tan reflectante como la tierra de nuestro jardín, y está iluminado por un Sol que es 1.900 veces más débil que un día soleado en la Tierra.

Menos del 1% de todos los datos recopilados por New Horizons durante el sobrevuelo se han enviado a la Tierra. Al ser tan lento la llegada de datos desde el cinturón de Kuiper significa que pasarán 20 meses antes de recabar toda la información tomada por la nave espacial.

Las imágenes compartidas por el equipo el miércoles pasado fueron tomadas mientras la sonda aún estaba a 28,000 km de Ultima Thule y se distinguían algunos accidentes geológicos mayores a los 140 mts. Se esperan fotos en febrero que fueron capturadas en el momento de mayor acercamiento y éstas tendrán una resolución de aproximadamente 35 m por píxel.

¿Qué tiene de especial el cinturón de Kuiper?

Varios factores hacen que Ultima Thule y el dominio en el que se mueve sean tan interesantes para los científicos.

Una de ellas es que el Sol es tan tenue en esta región que las temperaturas bajan cerca de 30-40 grados por encima del cero absoluto: el extremo inferior de la escala de temperatura donde los átomos y moléculas alcanzan el punto más más frío. Como resultado, las reacciones químicas se han estancado esencialmente. Esto significa que Ultima se encuentra en una congelación tan profunda que probablemente esté perfectamente conservada en el estado en que se formó.

Otro factor es que Ultima es pequeño (unos 33 km en la dimensión más larga), y esto significa que no tiene el tipo de “motor geológico” que se encuentra en los cuerpos más grandes.

Y un tercer factor es la naturaleza del medio ambiente. Es muy tranquilo en el cinturón de Kuiper.
A diferencia del Sistema Solar interno, probablemente hay muy pocas colisiones entre objetos. El cinturón de Kuiper no ha sido removido.

El profesor Stern dijo: “Todo lo que vamos a aprender sobre Ultima, desde su composición hasta su geología, hasta cómo se montó originalmente, ya sea que tenga satélites y una atmósfera, y ese tipo de cosas, nos va a enseñar sobre las condiciones de formación originales en el Sistema Solar que todos los demás objetos que hemos ido orbitando, volando y aterrizando no nos pueden decir porque son grandes y ya evolucionaron o son cálidos. Ultima es único”.

¿Cuáles son los siguientes pasos de la  New Horizons?

Primero, los científicos deben trabajar en los datos de Ultima, pero también pedirán a la NASA que financie una extensión adicional a la misión.
La esperanza es que el curso de la nave espacial pueda modificarse ligeramente para visitar al menos un objeto más del cinturón de Kuiper en algún momento de la próxima década.
New Horizons debería tener suficientes reservas de combustible para poder hacer esto. Críticamente, también debería poseer suficientes reservas eléctricas para seguir operando sus instrumentos hasta la década de 2030.
La longevidad de la batería de plutonio de New Horizon puede incluso permitirle registrar su salida del Sistema Solar.

Las dos misiones Voyager de la década de 1970 ya han abandonado la heliosfera: la burbuja de gas expulsada de nuestro Sol (una definición del dominio del Sistema Solar). La Voyager 2 solo lo hizo recientemente, en noviembre.

Y en caso de que te lo preguntes, New Horizons nunca igualará a los Voyagers en términos de distancia recorrida desde la Tierra. Aunque New Horizons fue la nave espacial más rápida lanzada en 2006, continúa perdiendo terreno frente a las misiones más antiguas. La razón: la Voyagers obtuvieron un aumento de velocidad gravitacional cuando pasaron los planetas exteriores. El Voyager-1 ahora se está moviendo a casi 17 km / s mientras que New Horizons lo hace a 14km / s.

Fuente BBC

La sonda China aterriza en la Cara Oculta de la Luna

Este es el primer aterrizaje exitoso en la cara oculta de la Luna en la historia de la humanidad

Medios estatales de China informaron que el explorador lunar Chang’e 4 aterrizó con éxito a las 2:26 UTC de este 3 de enero en el sector oculto de la Luna, que nunca antes se había explorado.

De esta manera, el país asiático se ha convertido en la primera nación en la historia de la humanidad que logra hacer aterrizar con éxito una sonda en esta zona lunar.

Según la Televisión Central de China, el aterrizaje, que se efectuó relativamente cerca del lugar predeterminado, permitió “abrir un nuevo capítulo” en el estudio del satélite de la Tierra.

www.globallookpress.com

La sonda La Chang’e-4 ya ha enviado la primera imagen de la cara oculta de la Luna tras su aterrizaje.

El pasado 8 de diciembre China lanzó con éxito la sonda en el cohete Long March 3B para explorar el sector oculto del satélite natural de la Tierra. La sonda recibió su nombre de la diosa de la Luna en la mitología china.

Está previsto que llevará a cabo mediciones y recolección de rocas que podrían revelar nuevos detalles sobre la región lunar más alejada de la Tierra.

www.globallookpress.com

La importancia de la misión de la Chang’e-4 radica en que el sector lunar al que está dirigido tiene una composición diferente a los sitios que ya fueron explorados. Yingzhuo Jia, de la Academia de Ciencias de la Universidad de China, y su grupo de trabajo detallaron que, además de estudiar el lado oscuro de la Luna, intentarán realizar un estudio radioastronómico de baja frecuencia de la superficie y análisis topográficos y de la composición mineralógica de la región a la que llegará el ‘rover’.

‘Biosfera lunar’

El proyecto incluye también un experimento biológico que deberá mostrar si es posible mantener la vida en esa parte de la Luna, y con ese fin Chang’e-4 lleva a bordo semillas de papa y de ‘Arabidopsis’, una planta emparentada con el repollo y la mostaza, así como huevos de gusanos de seda.

www.globallookpress.com

Con el experimento Pekín prevé crear una pequeña ‘biosfera lunar’. Para lograr su objetivo, depositará en la cara oculta de la Luna un cilindro de aluminio con las semillas y los huevos. El recipiente, de tres kilogramos, contendrá agua, aire, una pequeña cámara y un sistema de transmisión para que los investigadores puedan observar la evolución del proceso desde la Tierra, a alrededor de 384.400 kilómetros.

En este sentido, el experto en cosmonáutica, Ígor Tirski, señala que la cara oculta de la Luna está protegida de las ondas de radio provenientes de la Tierra, lo que permite investigar mejor el espacio.

El próximo objetivo de China será lanzar la sonda Chang’e-5, que tendrá como misión traer a la Tierra muestras de la Luna.

 Fuente RT

 

Eclipse de Luna 20 y 21 de enero 2019

El 20 y 21 de enero se produce un eclipse total de Luna que podrá apreciarse en toda América, Europa, Centro y Oeste de Africa. En Asia solo podrá ser visto en la Penísula Oriental de Rusia.

El eclipse lunar se produce cuando el Sol, la Tierra y la Luna se encuentran alineados en el mismo plano, donde la Luna en su tránsito,  ingresa al cono de sombra proyectado de la Tierra por la Luz de nuestra estrella el Sol. Cuando la Luna ingresa por completa a la umbra (cono de sombra) se lo denomina Eclipse Total (ver infografía 1).

En la Provincia de Mendoza, se observará todas las etapas del eclipse (penumbral, parcial, total) desde su inicio a las 23:37hs local del 20 de enero, hasta el final  04:48hs local del 21 de enero. Veremos como empieza a cambiar su color brillante blanco en gris hasta iniciar en el costoda derecho del disco lunar el particular color anaranjado rojizo que irá expandiéndose hasta ocupar en su totalidad la cara visible de la Luna.

El color rojizo se debe a la luz refractada por la atmósfera de la Tierra. Este color puede tornarse más oscuro o claro dependiendo de los factores atmosféricos de la región donde se realice la observación.

Horarios del Eclipse de Luna

inicio eclipse penumbral: 23:37 visible
inicio eclipse parcial: 0:34 visible
inicio eclipse umbral: 01:41 visible
inicio eclipse total: 02:12 visible
fin eclipse umbral: 02:43 visible
fin eclipse parcial: 03:51 visible
fin eclipse penumbral: 04:48 visible

Infografia eclispe luar 20190120

eclipse20012019

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza organiza junto con El Firmamento el Evento gratuito del Eclipse Lunar a llevarse a cabo en la Ciudad de Mendoza el 20 de enero a las 22hs en el Parque Cívico cito entre la Municipalidad y la Casa de Gobierno de la Provincia de Mendoza. Habrá una previa con food trucks, shows en vivo (homenaje a Soda Stereo por su canción “Luna Roja”) para todo público. Si bien habrá equipos astronómicos, igualmente vos podés llevar los tuyos. Llevá mate, mantas y ganas de aprender los secretos que guarda el cielo, historias y leyendas.

Entrada libre y gratuita. Los esperamos!

El próximo eclipse será Solar (siendo Parcial en Mendoza y Total en la Prov. de San Juan) el 02 de julio de 2019.

El Firmamento
Declarado de Interés Provincial
Res. 943 y 945

La Voyager 2 deja nuestro Sistema Solar

La sonda Voyager 2, que abandonó la Tierra en 1977, se ha convertido en el segundo objeto creado por el hombre que abandona nuestro Sistema Solar.

Se lanzó 16 días antes de su nave gemela, la Voyager 1, pero la trayectoria más rápida de la sonda significaba que estaba en “el espacio entre las estrellas” seis años antes de la Voyager 2.

La noticia fue revelada en la reunión de la Unión Geofísica Americana (AGU) en Washington. Y el científico jefe de la misión, el profesor Edward Stone, lo confirmó.
Dijo que ambas sondas habían “llegado al espacio interestelar” y que la fecha de salida de la Voyager 2 del Sistema Solar era el 5 de noviembre de 2018.

En esa fecha, el flujo constante de partículas emitidas por el Sol que fueron detectadas por la sonda se sumergió repentinamente. Esto indicó que había cruzado la “heliopausa”, el término para el borde exterior de la burbuja protectora de partículas y el campo magnético del Sol.
heliosfera

Y mientras que su nave gemela lo superó en este límite, la agencia espacial estadounidense dice que la Voyager 2 tiene un instrumento de trabajo a bordo que proporcionará “las primeras observaciones de su tipo sobre la naturaleza de esta puerta de entrada al espacio interestelar”.

La ubicación actual de la sonda está a unos 18 mil millones de kilómetros de la Tierra equivalente a 120 UA (una Unidad Astronómica equivale a la distancia que hay de la Tierra al Sol siendo 150 millones de kilómetros). Se está moviendo a aproximadamente 54,000 km/h. La Voyager 1 es aún más y más rápida, con 22 mil millones de kilómetros (146 UA) y 61,000 km/h.

¿Planeaba el equipo explorar más allá del Sistema Solar?

Los Viajeros (Voyager en inglés) fueron enviados inicialmente a estudiar los planetas exteriores, pero luego siguieron adelante.

El profesor Stone dijo que al comienzo de la misión, el equipo no tenía idea de cuánto tardarían en llegar al borde de la burbuja protectora del Sol, o heliosfera.

“No sabíamos qué tan grande era la burbuja, cuánto tardaría en llegar allí y si la nave espacial duraría lo suficiente”, agregó. “Ahora estamos estudiando el medio interestelar muy local.

Los científicos definen el Sistema Solar de diferentes maneras, por lo que el Profesor Stone siempre ha tenido mucho cuidado de no usar la frase exacta “abandonar el Sistema Solar” en relación con su nave espacial. Es consciente de que las sondas de la NASA aún tienen que pasar a través de la nube de Oort, donde hay cometas vinculadas gravitacionalmente al Sol, aunque de manera muy general.

Pero ambos Voyager están ciertamente en un nuevo dominio del espacio inexplorado.
¿Cuánto tiempo ha tomado este viaje?

Décadas y miles de millones de kilómetros. La Voyager 1 salió de la Tierra el 5 de septiembre de 1977, pocos días después de su nave espacial hermana, la Voyager 2.

El objetivo principal de la pareja era estudiar los planetas Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, una tarea que completaron en 1989.

Descubren Planeta Enano más lejano del Sistema Solar

Los científicos han descubierto el objeto más lejano conocido en nuestro sistema solar, tan remoto e inusual que eligieron el apodo “Farout” para el planeta enano rosado y helado, a unas 120 a 130 UA (Una Unidad Astronómica equivale a la distancia que hay desde nuestro planeta al Sol, siendo 150 millones de kilómetros).

El astrónomo Scott Sheppard, del Instituto Carnegie para la Ciencia en Washington, dijo el martes que el planeta enano, oficialmente designado como 2018 VG18, tiene un diámetro de aprox. 500 km.

Hay aproximadamente 50 planetas enanos en el sistema solar. Los más grandes son Plutón, con un diámetro de aproximadamente 2,370 km, y Eris, con un diámetro de aproximadamente 2,325 km.

Testimonio

“Cuando vi el objeto por primera vez, se movía muy lentamente, fue lo más lento que he visto en mi vida. Así que de alguna manera murmuré para mis adentros: “Lejos”, algo así como “Eso está bien”. Pero también es un objeto muy lejano en la distancia, así que por eso fui a llamarlo “Farout”, dijo Sheppard. .

Su descubrimiento fue anunciado el lunes por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional.

“No sabemos mucho al respecto”, agregó Sheppard. “Solo lo detectamos el mes pasado. A partir de su brillo, podemos determinar su tamaño. Sabemos su color. Tiene un color rosado, rojizo. Si pones helados por ahí y los irradias de la radiación solar con el tiempo, éstos se vuelven de un color rojizo y rosado. Así que creemos que su superficie probablemente está cubierta de hielo “.

Sheppard y otros científicos vieron a Farout durante su búsqueda de objetos del Sistema Solar extremadamente distantes, incluido un potencial Planeta X que, según él, podría tener entre cinco y diez veces el tamaño de la Tierra. En 2014, estos investigadores propusieron la existencia de un noveno planeta importante en los confines del sistema solar.

Dijeron que Farout se está moviendo tan lentamente que podría necesitar más de 1,000 años para una sola órbita del sol.

El segundo objeto más lejano observado del Sistema Solar es Eris, que orbita aproximadamente 96 veces la distancia del Sol a la Tierra. Plutón orbita a aproximadamente 34 veces la distancia de la Tierra al Sol.

Saturno esta perdiendo sus anillos

saturno

Saturno está perdiendo sus icónicos anillos. Y lo está haciendo muy rápido, a la tasa máxima estimada a partir de las observaciones que las naves Voyager 1 y 2, los dos únicos artefactos humanos que han salido del Sistema Solar, llevaron a cabo hace décadas. De esta forma, confirma una nueva investigación de la NASA, los anillos desaparecerán dentro de 100 millones de años arrastrados por la gravedad del planeta como una lluvia polvorienta de partículas de hielo.

 «Esta ‘lluvia de anillos’ lleva una cantidad de agua que podría llenar una piscina de tamaño olímpico en media hora», asegura James O’Donoghue, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland (EE.UU.). Solo con esto, todo el sistema de anillos desaparecería en 300 millones de años, pero resulta que el material que cae en el ecuador del planeta es aún mayor, según datos de la sonda Cassini, por lo que los científicos creen, en efecto, que a los anillos les quedan menos de 100 millones de años. Aunque parezca mucho tiempo, en realidad es un plazo relativamente breve si se tiene en cuenta que Saturno tiene más de 4.000 millones de años.
Los investigadores se han preguntado durante mucho tiempo si Saturno se formó con los anillos «puestos» o si el planeta los adquirió más tarde. El nuevo estudio, que publicará la revista «Icaro», favorece este último escenario, lo que indica que es poco probable que tengan más de 100 millones de años, ya que el anillo C tardaría ese tiempo en convertirse en lo que es hoy, suponiendo que alguna vez fue tan denso como el anillo B. «Tenemos la suerte de poder ver el sistema de anillos de Saturno en medio de su vida útil. Sin embargo, si los anillos son temporales, tal vez nos perdimos los gigantescos sistemas de Júpiter, Urano y Neptuno, ¡que hoy solo tienen rizos delgados!», agrega O’Donoghue.

Se han propuesto diversas teorías sobre el origen de los anillos. Si el planeta los alcanzó más tarde en la vida, podrían haberse formado cuando chocaron pequeñas lunas heladas alrededor de Saturno, tal vez porque sus órbitas fueron perturbadas por el tirón gravitacional de un asteroide o un cometa que pasaba.

Los anillos de Saturno son en su mayoría trozos de hielo de agua que varían en tamaño desde granos de polvo microscópicos hasta cantos rodados de varios metros de ancho. Las partículas del anillo quedan atrapadas en un acto de equilibrio entre la atracción de la gravedad del planeta y su velocidad orbital, que quiere lanzarlas hacia el espacio. Los investigadores creen que la cantidad de lluvia de los anillos coincide bastante bien con los valores sorprendentemente altos obtenidos hace más de tres décadas, con una región en el sur que recibe la mayor parte.
Encélado, la luna de Saturno, se desplaza ante los anillos y la pequeña luna Pandora en esta vista que la nave Cassini de la NASA capturó el 1 de noviembre de 2009
Encélado, la luna de Saturno, se desplaza ante los anillos y la pequeña luna Pandora en esta vista que la nave Cassini de la NASA capturó el 1 de noviembre de 2009 – NASA / JPL-Caltech / Instituto de Ciencias Espaciales

El efecto de Encélado

El equipo también descubrió una banda brillante en una latitud más alta en el hemisferio sur. Aquí es donde el campo magnético de Saturno se cruza con la órbita de Encélado, una luna geológicamente activa que está disparando géiseres de hielo de agua al espacio, lo que indica que algunas de esas partículas también están lloviendo sobre Saturno. Se cree que los géiseres, observados por primera vez por los instrumentos de Cassini en 2005, proceden de un océano de agua líquida debajo de la superficie congelada de la pequeña luna. Su actividad geológica y el océano acuático hacen de Encélado uno de los lugares más prometedores para buscar vida extraterrestre.

El equipo trabaja para ver cómo cambia la lluvia de anillos con las estaciones en Saturno. A medida que el planeta avanza en su órbita de 29,4 años, los anillos se exponen al Sol en diversos grados. Dado que la luz ultravioleta del Sol carga los granos de hielo y los hace responder al campo magnético de Saturno, la exposición variable a la luz solar debería cambiar la cantidad de lluvia de anillo.

Fuente ABC

 

admin

Estado

20 de diciembre de 2018

Esta imagen muestra lo que parece ser un gran parche de nieve fresca, un sueño para cualquier amante de la temporada de vacaciones de invierno. Sin embargo, es demasiado lejos para una escapada de invierno de último minuto: esta característica, conocida como el cráter Korolev, se encuentra en Marte y se muestra aquí con hermosos detalles como lo ve la nave Mars Express.

La misión Mars Express de la ESA se lanzó el 2 de junio de 2003 y llegó a Marte seis meses después. El satélite encendió su motor principal y entró en órbita alrededor del Planeta Rojo el 25 de diciembre, lo que hace de este mes el 15 aniversario de la inserción de la órbita de la nave espacial y el comienzo de su programa científico.

Estas imágenes son una excelente celebración de tal hito. Tomada por la cámara estéreo de alta resolución (HRSC) de Mars Express, esta vista del cráter Korolev comprende cinco “tiras” diferentes que se han combinado para formar una sola imagen, con cada tira reunida en una órbita diferente. El cráter también se muestra en perspectiva, contexto y vistas topográficas, todas las cuales ofrecen una vista más completa del terreno dentro y alrededor del cráter.

El cráter Korolev tiene 82 kilómetros de diámetro y se encuentra en las tierras bajas del norte de Marte, justo al sur de un gran terreno lleno de dunas que rodea parte de la capa polar del norte del planeta (conocida como Olympia Undae). Es un ejemplo especialmente bien conservado de cráter marciano y no está lleno de nieve sino de hielo, y su centro alberga un montículo de hielo de agua de aproximadamente 1,8 kilómetros de espesor durante todo el año.

Esta presencia siempre helada se debe a un fenómeno interesante conocido como “trampa fría”, que se produce como sugiere su nombre. El suelo del cráter es profundo, y se encuentra a unos dos kilómetros verticalmente debajo de su borde.

Las partes más profundas del cráter Korolev, las que contienen hielo, actúan como una trampa natural para el frío: el aire que se mueve sobre el depósito de hielo se enfría y se hunde, creando una capa de aire frío que se encuentra directamente sobre el hielo.

 

Al comportarse como un escudo, esta capa ayuda a que el hielo se mantenga estable y evita que se caliente y desaparezca. El aire es un mal conductor del calor, exacerba este efecto y mantiene el cráter Korolev permanentemente helado.

El cráter lleva el nombre del ingeniero jefe de cohetes y diseñador de la nave espacial Sergei Korolev, apodado el padre de la tecnología espacial soviética.

Korolev trabajó en varias misiones bien conocidas, incluido el programa Sputnik, los primeros satélites artificiales que se enviaron a la órbita alrededor de la Tierra, en 1957 y los años siguientes, los programas Vostok y Vokshod de exploración del espacio humano (Vostok es la nave espacial que llevó a cabo en poner al primer ser humano, Yuri Gagarin, en el espacio en 1961), así como las primeras misiones interplanetarias a la Luna, Marte y Venus. También trabajó en varios cohetes que fueron los precursores del exitoso lanzador Soyuz, que aún son los caballos de batalla del programa espacial ruso, y se utilizaron para vuelos tripulados y robóticos.

La región de Marte también ha sido de interés para otras misiones, incluido el programa ExoMars de la ESA, cuyo objetivo es establecer si alguna vez existió vida en Marte.

El instrumento del Sistema de imágenes de superficie en color y estéreo (CaSSIS, por sus siglas en inglés) a bordo del ExoMars Trace Gas Orbiter, que comenzó a funcionar en Marte el 28 de abril de 2018, también captó una hermosa vista de parte del cráter Korolev: esta fue una de las primeras imágenes que envió la nave espacial. Regreso a la Tierra después de llegar a nuestro planeta vecino.

CaSSIS fotografió una porción de 40 kilómetros de largo del borde norte del cráter, mostrando claramente su intrigante forma y estructura, y sus brillantes y helados depósitos.

Salida Nuevo Lavalle Dic 2018

El 08 de diciembre se realizó, como todos los meses, la salida mensual correspondiente a Diciembre. En esta oportunidad se tomó como destino Nuevo Lavalle.  El clima junto con el seeing fueron optimas. Se pudo apreciar gran número de cuerpos celestes haciendo que los presentes nos retiráramos con la salida del Sol.

Se pudo apreciar un número significativo de cuerpos celestes. Como es de esperar, siendo la última salida del año no fue numerosa, superando las 15 personas (acostumbrados a un número mayor a 30). Galaxias, nebulosas, cúmulos, Novas, Supernovas, algún planeta y la Luna fueron los cuerpos a observar. Agradecemos a quienes se han sumado en la presente salida e invitamos a todas aquellas personas que quieran sumarse y disfrutar de esta bella actividad. Próximamento estaremos publicando la fecha de la primer salida del año 2019. Buenos Cielos.

A continuación un breve detalle e imágenes tomadas de dichos cuerpos celestes:

 

Galaxia C83
Galaxia Molinillo Austral
Galaxia Omega Centauri (Cúmulo Globular para la UAI)
Galaxia NGC 247
Galaxia M83 Molinillo Austral
Galaxia Ballena A
Galaxia NGC 5102
Nube Mayor de Magallanes
Nube Menor de Magallanes

Cúmulo Globular NGC 2808
Cúmulo Globular 47 Tucan

Nebulosa de Orion
Nebulosa Mairan
Nebulosa del Cono
Nebulosa de la Flama
Nebulosa Cabeza de Caballo
Nebulosa NGC
Nebulosa de la Tarántula
Nebulosa Lambda Centauri
Nebulosa NGC 2467
Nebulosa Eta Carinae

Cometa 46P/Wirtanen
Cometa 64P/Swift Gehrels

Cúmulo Abierto M44 Pesebre
Cúmulo Abierto Pesebre del Sur
Cúmulo Abierto Pléyades
Cúmulo Abierto Pléyades del Sur
Cúmulo Abierto Joyero
Cúmulo Abierto M93

Estrella doble Delta Crux

Nova Carina

Lluvias de Meteoros
Phoenísidas
Puppis-Vela
Monocéridas
Sigma Hydridas
Gemínidas

Invitamos a quienes deseen participar de nuestras salidas, tengan o no equipos, a disfrutar de algo maravilloso, poco común, donde podrán pasar de equipo en equipo a observar los distintos cuerpos celestes, además de escuchar charlas o formular preguntas e inquietudes sobre lo observado o distintos temas astronómicos. Los esperamos en la primer salida del 2019. Buenos Cielos,

El Firmamento

« 1 de 2 »

La NASA llega a Bennu

Después de dos años de viaje, la nave OSIRIS-REx de la NASA llega a Bennu, un asteroide primitivo del tamaño del Empire State Building de Nueva York situado a unos 300.000 km de nuestro planeta. La sonda tiene como objetivo recolectar una muestra de la roca espacial y traerla a la Tierra, algo para lo que se tomará su tiempo, ya que pasará casi un año realizando observaciones antes de decidir de dónde «robarle» un pedazo. El objetivo científico de la misión es triple: por un lado, Bennu es considerado potencialmente peligroso para nosotros por su cercanía y tamaño, así que resultaría muy tranquilizador conocer bien su trayectoria. Por otro, es tan antiguo que puede desvelar muchos secretos sobre los orígenes del Sistema Solar. Además, los investigadores quieren saber si sus recursos minerales y su contenido en agua pueden ser explotados en el futuro.

 

OSIRIS-REx se aproxima a Bennu

OSIRIS-REx se aproxima a BennuNASA

OSIRIS-REx, un artefacto de seis metros de largo con sus paneles solares desplegados, se lanzó en septiembre de 2016 desde Cabo Cañaveral (Florida), pero su camino hacia Bennu no ha sido en línea recta. La sonda orbitó el Sol durante un año y entonces, en una colosal maniobra llamada asistencia gravitacional, realizó un cercano sobrevuelo sobre nuestro planeta para utilizar su gravedad como si fuera una honda. El impulso la llevó disparada hacia la roca. En los últimos meses se ha estado acercando a ella lentamente. Sus propulsores han adecuado su velocidad a la de Bennu para facilitar el encuentro.

La nave pasará casi un año estudiando el asteroide con cinco instrumentos científicos con el objetivo de seleccionar una ubicación que sea segura e interesante para recolectar la muestra. En este sentido, escaneará su superficie y establecerá su composición, incluida la distribución de sus elementos minerales y orgánicos. En julio de 2020, sin posarse, tocará brevemente la superficie de la roca con un brazo robótico, una técnica llamada «touch and go» (tocar y marchar). El brazo hará contacto durante aproximadamente cinco segundos, durante lo cuales liberará una explosión de gas nitrógeno que agitará la superficie. Hay suficiente gas para permitir tres intentos de muestreo. Entonces, recogerá un mínimo de 60 gramos y un máximo de 2 kilos. La cápsula con el material se sellará y la nave retornará en marzo de 2021, viajará durante dos años y medio y llegará a la Tierra en septiembre de 2023. No aterrizará, sino que se activarán unos paracaídas y la caja con la muestra será lanzada cerca de la ciudad de Salt Lake (Utah, EE.UU.), donde será recogida. Mientras, la sonda se quedará en órbita alrededor del Sol.

Posible impacto en el siglo XXII

Cuando reciba la muestra, será el equipo de ciencia el que tome el relevo de la misión para catalogarla y realizar distintos análisis. Se trata de un material con un gran valor científico, ya que permanece prácticamente inalterado desde hace 4.500 millones de años, por lo que puede revelar importante información sobre los orígenes del Sistema Solar. Los científicos también tienen interés en conocer cuál es la trayectoria más aproximada de la roca, porque está considerada como potencialmente peligrosa para la Tierra. Se estima que podría pasar cerca de la Tierra, más aún que la Luna, en 2135, y posiblemente incluso más cerca entre 2175 y 2195. La probabilidad de impacto es de una entre 3.000. No es mucha, pero suficiente para requerir que sea vigilada de cerca. Bennu es entre 4.000 a 5.000 veces más masivo que el meteorito que explotó sobre Chelyabinsk en Rusia en 2013, dejando un millar de heridos. La idea de que se nos venga encima resulta inquietante, motivo por el cual tanto la sonda como el asteroide han sido bautizados con nombres de la mitología egipcia relacionados con la vida y la muerte. Osiris es el dios de la muerte y la resurrección, mientras que Bennu es su ave mitológica.

La misión también explora la posibilidad de la explotación minera de asteroides de forma comercial, una idea planteada por algunas compañías privadas. Esas rocas pueden ser fuente de minerales raros o incluso combustible para futuras misiones espaciales. Si OSIRIS-REx tiene éxito, puede servir como ejemplo para esos proyectos. No es la primera vez que una nave se dirige a un asteroide para tomar una muestra. Ya lo hicieron antes con éxito las misiones japonesas Hayabusa I y II. La primera logró traer a la Tierra muestras del asteroide Itokawa en 2010 y la segunda, que intentará hacer lo mismo, fue pionera en depositar dos pequeños rovers sobre la superficie del asteroide Ryugu el pasado septiembre.

Entonces, ¿qué tiene de especial el viaje a Bennu? «Cada asteroide tiene sus particularidades. Bennu y Ryugu son ambos primitivos, pero su composición y sus propiedades fundamentales no tienen por que ser exactamente las mismas», explica Javier Licandro, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). «Estudiar en detalle dos miembros de la población de asteroides primitivos es fundamental para comprenderla en su conjunto. Por ejemplo, el gran parecido en la peculiar forma de estos dos objetos nos dará una información única sobre los procesos físicos que hacen que sean así», añade.

Fuente ABC