China consigue muestras del Manto de la Luna

La Luna es un pequeño planeta situado a tiro de piedra de la Tierra que, a causa del tirón gravitacional, siempre muestra la misma cara hacia nosotros. Su castigada superficie, arrasada por centenares de cráteres, es un testigo mudo del violento pasado del Sistema Solar. Y también es una valiosa fuente de información que habla sobre los procesos que permiten la formación de los planetas, como el nuestro, o el de todos los millones de exoplanetas que se esconden en nuestra galaxia. Parece ser que hace mucho tiempo la Luna fue una esfera de magma fundido que se fue enfriando y solidificando. Pero el satélite es pequeño y su enfriamiento fue muy rápido, lo que llevó a que su interior «muriera» y que no se activara una tectónica de placas, al igual que ocurrió en nuestro planeta. Por eso, hoy vemos una superficie detenida en el tiempo, como si fuera un fósil preservado en ámbar.

La Luna, un mundo menguante y repleto de agua, ha sido testigo de la pugna de la Guerra Fría y ahora está presenciando el nacimiento de una nueva carrera espacial. Pero, curiosamente, solo ha sido explorada in situ en 20 lugares. De hecho, hasta enero de este año, fecha en la que China se convirtió en el primer país en posar un robot de exploración en la cara oculta de la Luna con el rover Chang`e 4, nadie había tocado el lado lejano del satélite. Este miércoles, un estudio publicado en Nature y elaborado por científicos chinos ha anunciado la identificación de minerales que parecen provenir del manto de la Luna, precisamente en la cara oculta del satélite.

«Informamos de las primeras observaciones espectrales (…) que, según interpretamos, representan la evidencia de la presencia de (orto)piroxeno y olivino, materiales que podrían proceder del manto lunar», escriben los autores del estudio, encabezados por Chunlai Li, investigador de la Academia China de Ciencias.

La misión Chang´e 4

La misión Chang´e 4 (que hace honor a la diosa china de la Luna) está compuesta por un aterrizador, del mismo nombre, un satélite de enlace, llamado Queqiao, y un pequeño rover de exploración, designado como Yutu-2 (algo así como «conejo de jade»). Este robot, de apenas 140 kilogramos de masa y del tamaño de una mesita de noche, tiene la misión de estudiar la geofísica de la zona de aterrizaje de Chang´e 4.

Por ello, va equipado con un espectrómetro visible y de infrarrojo cercano (VNIS), capaz de analizar la composición de la luz rebotada desde diversas superficies, para estudiar la composición del suelo y detectar la presencia de trazas de gases.

El rover Yutu-2 ha hecho sus análisis en la zona de aterrizaje, situada en el cráter Von Karman, una formación de 180 kilómetros de diámetro. Según los científicos, los minerales encontrados ahí no proceden del impacto que creó este cráter, sino de una cuenca de impacto adyacente, el cráter Finsen. Por tanto, sostienen, el choque que creó este cráter fue el que expuso el manto y los minerales detectados ahora. Previamente, eso sí, habían sido expuestos por el inmenso impacto que creó la cuenca Aitken, en el polo sur, que alcanza los 2.500 kilómetros de diámetro.

¿Por qué esto es relevante? Según ha escrito Patrick Pinet, investigador en la Universidad de Tolouse (Francia), en un artículo de análisis publicado en Nature, hoy por hoy, se sabe que la Luna tiene una corteza, un manto y un núcleo, pero se desconoce con exactitud la composición y la estructura de este segundo. Sin embargo, según este investigador, los resultados recién publicados son «emocionantes y podrían tener considerables implicaciones a la hora de caracterizar la composición del manto superior de la Luna».

El nacimiento de la Luna

Esta estructura se formó porque la Luna, en un origen, estaba fundida y cubierta por un océano de magma. A medida que se fue enfriando y solidificando, ciertos minerales, como el piroxeno o el olivino, cristalizaron en el fondo del océano. Cuando la mayor parte del océano ya estaba solidificado, los minerales menos densos, como las plagioclasas, flotaron en la superficie, lo que llevó a la formación de una corteza rica en este material. Los distintos momentos de cristalización llevaron a la formación de una serie de capas en el interior de este mundo.

Las observaciones desde el espacio y las muestras recogidas en el satélite han permitido concluir que este fue el proceso clave en la formación de la Luna. Sin embargo, nunca hasta ahora se había podido recoger muestras del manto lunar.

En todo caso, Pinet ha destacado la necesidad de mejorar los modelos para poder reconstruir con mayor precisión el tamaño de los granos del suelo y su composición de minerales. Además, cree que será necesario examinar la composición de rocas más grandes y poder comprender el contexto geológico en el que se observan las muestras.

Toda esta información será muy útil en el campo de la ciencia planetaria. En primer lugar, se podrá comprender mejor cómo el océano de magma evolucionó en el pasado. Y, en segundo lugar, esto se podrá extrapolar a otros lugares para comprender los procesos de formación de otros mundos.

Fuente ABC

El mar de la Tierra es el mismo que se encontro en el Asteroide Itokawa

Las teorías más aceptadas sugieren que hace 3.900 millones de años la Tierra sufrió un intenso bombardeo de asteroides o cometas. Solo 400 millones de años después, un suspiro en términos geológicos, aparecieron los primeros seres vivos. Los ingredientes básicos para la vida, en particular grandes cantidades de agua, pero también nitrógeno, carbono y otros materiales orgánicos, habrían viajado a bordo de un tipo de meteoritos conocidos como condritas carbonáceas.

Imagen del asteroide Itokawa
Imagen del asteroide Itokawa JAXA

Para llegar a estas conclusiones sobre sucesos tan remotos, los científicos han ido acumulando pruebas repartidas por todo el cosmos, como las similitudes entre la atmósfera de nuestro planeta y Titán, la lejana luna de Saturno donde los mares son de metano. Pero para completar la historia sobre esta etapa fundamental de la historia de la vida terrestre, faltaba información recogida in situ. Esa información se obtuvo hace ya 14 años, en el asteroide Itokawa, pero ha llevado tiempo saber que estaba ahí.

El viaje de exploración, que como muchos proyectos de este tipo es una máquina del tiempo, comenzó en 2003 cuando la agencia espacial japonesa (JAXA) lanzó la sonda Hayabusa, una misión que rozó el desastre en varias ocasiones. Llegó a Itokawa en 2005 y se posó en su superficie en dos ocasiones para tomar muestras de su suelo. Después, volvió a despegar para retornar a la Tierra con su valiosa carga.

En su momento, el polvo recogido por Hayabusa permitió confirmar que Itokawa era un asteroide de tipo S, la principal fuente de los meteoritos que llegan con mayor frecuencia a la Tierra. Ahora, en un estudio publicado recientemente en la revista Science Advances, Ziliang Jin y Maitrayee Bose, dos investigadores de la Universidad Estatal de Arizona (EE UU), han utilizado unas pocas partículas de las recogidas por Hayabusa para concluir que Itokawa y los asteroides de su categoría contienen grandes cantidades de agua. Según ellos, la mitad del agua de los océanos de la Tierra llegó en este tipo de objetos celestes hace miles de millones de años.

La misión de Hayabusa pretendía analizar el asteroide porque se cree que estos objetos son restos sueltos que quedaron de la formación del sistema solar. De alguna manera, son fósiles de aquel tiempo primigenio y pueden ayudar a entender cómo era nuestro entorno hace miles de millones de años. Pese a su aspecto de roca desértica, la información extraída de su superficie indica que contienen más agua que la habitual para los cuerpos que orbitan en la parte interior de nuestro sistema planetario.

Las muestras analizadas tenían un grosor menor que la mitad de un cabello humano

La tarea de Jin y Bose requirió una precisión extrema. JAXA solo les proporcionó cinco muestras diminutas, de un tamaño menor que la mitad de un cabello humano. Para analizarlas, emplearon un tipo de espectrómetro de masas nanométrico que permite analizar la composición de granos minúsculos de mineral con mucha sensibilidad. En un comunicado de su institución, Jin afirmaba que “aunque las muestras se recogieron de la superficie, no sabemos dónde se encontraban en el objeto original [Itokawa se desprendió de un asteroide de mayor tamaño], pero nuestra mejor estimación es que estaba enterrado a 100 metros de profundidad. Ahora, el asteroide, que orbita entre la Tierra y Marte dando una vuelta al Sol cada 18 meses, tiene un diámetro de algo más de 300 metros y una longitud de 500.

La presencia de agua en el sistema solar se ha ido confirmando con observaciones a través de telescopios y con la recogida de muestras por parte de sondas en los últimos años. La Luna o Marte albergan grandes cantidades de agua, principalmente en forma de hielo, pero también líquida. La primera vez que se encontró agua en un asteroide fue en 2010, cuando un equipo de investigadores empleando el Telescopio Infrarrojo de la NASA en Hawaii identificó señales de hielo y material orgánico. En diciembre del año pasado, la misión OSIRIS-REx halló minerales hidratados en el asteroide Bennu y el consenso científico indica que el agua es común en este tipo de objetos.

Lo más llamativo del agua encontrada en Itokawa es que su marca isotópica es idéntica a la de la Tierra, un indicio más de que nuestros océanos pudieron nutrirse del bombardeo de asteroides ricos en el líquido esencial para la vida.

Se lanzara la Primer Nave Espacial a Vela Solar

A 23 años del fallecimiento de Carl Sagan, el concepto de una nave impulsada por partículas de luz, ideado por el célebre divulgador científico, será lanzado al espacio el 22 de junio a bordo de un cohete Falcon Heavy de Space X. Se trata de LightSail 2, un satélite del tipo CubeSat, del tamaño de una barra de pan, de 5 kilogramos. Entre sus objetivos, se cuenta recoger datos científicos y mejorar el control de la «vela solar», pero también detectar las tormentas geomagnéticas en el Sol. Si la misión llega a tener éxito se convertirá en la primera nave espacial en dejar la Tierra utilizando la luz solar.

En este caso, no se trata de los rutilantes viajes espaciales de alto impacto, financiado por consorcios internacionales, sino de una travesía lenta y económica, a cargo de The Planetary Society. La LightSail 2 está diseñada para recibir el suave empuje de los fotones e iones pesados en sus velas, de una manera similar a cómo las embarcaciones terrestres utilizan el poder del viento para desplazarse.

LightSail 2 será colocado en órbita, durante el séptimo día de travesía del Falcon Heavy, por el Prox-1.

LightSail 2 será colocado en órbita, durante el séptimo día de travesía del Falcon Heavy, por el Prox-1. Newsletters Clarín

Este proyecto pretende demostrar que la navegación solar es factible como método de propulsión para pequeños satélites. Y si las pruebas resultan exitosas, en los próximos años, se podrían programar naves de exploración con destino a Marte o Saturno, en misiones de larga duración, ya que la fuente de energía resulta inagotable para estos módulos.

«Hace cuarenta años, mi profesor Carl Sagan compartió su sueño de utilizar una nave con velas solares para explorar el cosmos. Miles de personas de todo el mundo se unieron y apoyaron esta idea. No podríamos haberlo hecho sin ellos. Carl Sagan y sus colegas Bruce Murray y Louis Friedman, crearon nuestra organización para capacitar a las personas en todas partes y avanzar en la ciencia espacial», indicó el divulgador y CEO de Planetary Society, Bill Nye.

La ventaja de la embarcación solar es que nunca se queda sin combustible y aunque la aceleración de la luz es pequeña -de 1 a 10 kiloelectronvoltios (keV)- es siempre constante. A diferencia de las naves espaciales con cohetes químicos que van quemando su propelente por etapas y se deslizan el resto del tiempo, las velas solares nunca dejan de acelerar, logrando velocidades más estables.

Una vez que LightSail 2 haya alcanzado su órbita de 720 kilómetros de altura, donde la aceleración de la luz solar supera el arrastre atmosférico, desplegará sus cuatro velas reflectivas. Esta estructura tiene un área combinada de 32 metros cuadrados y 4,5 micrones de grosor, la cuarta parte del espesor de una bolsa de residuos. Están confeccionadas con un poliéster llamado Mylar.

ültimas pruebas en el LightSail 2

ültimas pruebas en el LightSail 2

Esta misión tiene mucho de física experimental y uno de sus grandes desafíos será mantener al artefacto navegando muy cerca de la atmósfera de la Tierra mediante las partículas del viento solar, que tienen una energía relativamente baja que las vuelve fáciles de controlar.

El satélite viajará al espacio a bordo del Programa de Pruebas Espaciales del Departamento de Defensa (STP-2), que enviará 24 naves a 3 órbitas diferentes. “LightSail es técnicamente maravilloso, pero es sorprendentemente romántico. Nosotros navegaremos sobre los rayos del sol”, apuntó Nye.

Para mantener estable a este satélite cúbico, hay tres varillas electromagnéticas que interactúan con el campo magnético de la Tierra. Y para medir el efecto de los rayos solares, la base cuenta con láseres que permiten cuantificar la cantidad de energía que procesan las velas.

El LightSail 2 será colocado en órbita durante el séptimo día de travesía por el Prox-1, un dispositivo asociado de 61 centímetros, diseñado originalmente por el Instituto de Tecnología de Georgia (EE.UU) para realizar operaciones de encuentro cercano con otras naves espaciales.

Para remontarse de la órbita terrestre necesitará una mayor velocidad. Esto lo conseguirá orientando la vela de tal manera que capte una mayor cantidad de partículas de luz. Para moderar la marcha bastará con alinear su vela en la dirección contraria a los fotones.

Otro de los ensayos consistirá en conocer cuál es la aceleración que podrá lograr en el espacio. Con los dispositivos en órbita, la meta es comprobar cuánta propulsión necesitan para alejarse del campo magnético de la Tierra y empezar exploraciones en el espacio profundo.

El primer intento de enviar un vehículo propulsado por una vela solar salió al espacio en 2005. En aquella ocasión los resultados no fueron los esperados. El “Cosmos 1” no alcanzó la órbita que tenía definida. El cohete en que despegaría tuvo una falla y pasaron algunos años para un nuevo intento.

Para mantener estable a este satélite cúbico, dispone de tres varillas electromagnéticas que interactúan con el campo magnético de la Tierra

Para mantener estable a este satélite cúbico, dispone de tres varillas electromagnéticas que interactúan con el campo magnético de la Tierra

El siguiente en usar un sistema de vela solar será el NEA Scout de la NASA, que será lanzado a la Luna a bordo del primer vuelo del cohete SLS (Sistema de Lanzamiento Espacial) y utilizará una vela solar. Esta misión de reconocimiento robótico, que todavía no tiene fecha, se desplegará para volar y devolver datos de un asteroide que está cercano a la Tierra.

Fuente PS

Especial Salida Astronomica

Estrellas en el Desierto

Salida Especial denominada «Estrellas en el Desierto» invitando a disfrutar, aprender, observar y compartir nuestro bello cielo nocturno.

Habrá una charla a cargo del Fundador Walter García (Divulgador de la Ciencia Astronómica) estando presente la agrupación El Firmamento para que los presentes conozcan nuestro cielo y sus secretos.

  • Destino: Huayquerias – Eugenio Bustos, San Carlos (a 114 km de la Ciudad de Mendoza). De no darse las condiciones climáticas, se tomará como destino alternativo Nuevo Lavalle  (a 73 km de la Ciudad de Mendoza).
  • Fecha: 01 de junio.
  • Horario de Retorno: Para los invitados finalizará más tardar a las 0hs mientras que los miembros de El Firmamento estarán toda la noche.

Además de conocer nuestro cielo los presentes podrán pasar de telescopio en telescopio y formular sus preguntas e inquietudes.

Acontecimientos de Importancia en la Salida:

  • La bella observación a simple vista de nuestra Vía Láctea, las Nubes de Magallanes y sus cuerpos celestes que contienen, además de la observación de Galaxias, Cúmulos Estelares y Nebulosas.

Condiciones para Inscribirse vía El Firmamento:

  • contar con movilidad propia (solo para inscriptos como miembros de El Firmamento).
  • No se aceptan por esta página inscripciones procedentes del Valle de Uco, como tampoco del Sur de Mendoza (si eres oriundo de esta región te invitamos a comunicarte con Turismo Valle de Uco para efectuar la reserva).
  • realizar el donativo.
  • Las inscripciones como miembros de El Firmamento se realizan únicamente vía la presente Web (www.elfirmamento.com.ar ).
  • La inscripción otorgada por El Firmamento sólo permite presenciar el Evento de Astroturismo, sin incluir ninguna otra actividad que se realize en el lugar (trekking, comida, etc). Si desea realizar la atividad que incluya trekking y/o comida deberá inscribirse y abonar su costo ($900 por persona) a través de Turismo Valle de Uco ( 261-5447513 / 2622-524176 o 501153 ).
  • Al ser un Evento Privado (organizado por Turismo de Valle de Uco) quienes se hayan inscripto como miembros de El Firmamento, sólo podrán ingresar en carava desde el lugar o punto de encuentro y horario pautado por El Firmamento detallado en el mail recibido; de lo contrario deberán inscribirse a través de Turismo Valle de Uco (261-5447513 / 2622-524176 o 501153) con el valor de $900 por persona.
  • Horario de salida: 16hs.
  • Punto de encuentro: se les informará únicamente vía email a los inscriptos.
  • Para una mejor organización en lo que respecta a la Salida, se solicita realizar el donativo con un período de antelación no menor a las 24hs del Evento. Para efectuarlo contamos (únicamente para este evento) con Tarjeta (débito o crédito).
  • para inscribirse como miembro de El Firmamento haga click aquí.


¿Si no tengo auto puedo ir?
Aquellas personas que no cuenten con movilidad probia deberán inscribirse a través de Turismo Valle de Uco siendo sus teléfonos 261-5447513 / 2622-524176 o 501153 y el valor $900 por persona. El mismo incluye Trekking, Sabores de Ucocina (no incluye movilidad). Al momento de la Inscripción se les informará como llegar al punto de salida (dependiendo de su sitio de origen) el lugar y horario de encuentro además del costo del traslado hasta el punto de observación. Los cupos son Limitados.
¿Si soy del Valle de Uco o del Sur de Mendoza?
Si eres oriundo de estas regiones te invitamos a comunicarte con Turismo Valle de Uco para efectuar la reserva cuyo valor es $900 por persona (teléfonos 261-5447513 / 2622-524176 o 501153).
¿Si soy extranjero o turista?
También puede inscribirse, comunicándose con Turismo Valle de Uco siendo los teléfonos 261-5447513 / 2622-524176 o 501153 y el valor $1200 por persona. Aquellos que deseen alojamiento informarlo al momento de la inscripción en los teléfonos mencionados.
¿Se suspende por mal tiempo?
Para miembros/inscriptos de El Firmamento, se pone un segundo destino. Si al momento de la Salida ambos sitios no cumplen con la condiciones climáticas para su realización, se reprogramará pudiendo tomarse un destino diferente al mencionado en la presente página. La misma se dará a conocer vía mail.

CONSIGNAS DEL EVENTO:

  • Menores (de 10 años): Recomendamos en las salidas no ir con niños menores de 10 años. De hacerlo, se les informa a los padres estar en todo momento junto a ellos.  Las bajas temperaturas hacen que los niños comiencen a tener frío y molestarse pidiendo quedarse en el auto o retirarse; por lo cual el grupo familiar se perdería de la actividad. De decidir ir, deberán tener en cuenta: al no haber luz, no podrán estar caminando solos, tampoco alejarse de sus padres, se prohibe correr, evitando así tropesarse o golpearse con algún equipo de observación u otros elementos (estamos en la intemperie, a oscuras y se desconoce lo que hay en los alrededores; evitemos pasar malos momentos). Es una actividad nocturna por lo cual el mejor momento es a partir de las 0hs; por tal motivo, el niño puede que se aburra o esté molesto. Abrigarlo en demasía (por las bajas temperaturas) como si se estuviera en Alta Montaña. Los padres serán los responsables de su cuidado como así de cualquier otro percance, incidente o accidente que pudiera ocurrirles.

IMPORTANTE: No se permite llegar fuera de horario. Se accede únicamente en caravana.

Al ser un Evento Privado (organizado por Turismo de Valle de Uco) quienes se hayan inscripto vía El Firmamento, sólo podrán ingresar junto a los miembros de El Firmamento.

SE PERMITE (a miembros de El Firmamento):

  • llevar reposeras, sillas, bancos, comida e infusiones calientes y/o frías.

NO SE PERMITE

  • realizar grupos aislados: al ser una salida comunitaria debemos estar juntos.
  • el uso o encendido de luces que no sean de color ROJO. Debido a que la pupila humana tarda aprox. 30 minutos en adaptarse a la oscuridad completa, siendo el fin la observación del cielo nocturno. Quienes lleven linternas u otro elemento para iluminar, deberán forrarlo, previamente, con papel celofan rojo.
  • realizar fogatas.
  • llegar fuera de horario: únicamente se accederá ingresando al predio en caravana (ver punto anterior).
  • acampar.

CUIDADOS: mantener el lugar de las observaciones en las mismas condiciones antes de la llegada. Para ello, deberán llevar basurín para el tirado de sus residuos. Una vez finalizada su permanencia, su basura volverá con Uds.


NO OLVIDARSE:

  • llevar ropa abrigada (en exceso).  Al ser un descampado, cuando comienza el anochecer, empieza a descender la temperatura, pudiendo llegar a los cero grados (una útil opción, una manta o frazada para cubrirse). Las temperaturas en nuestra región poseen una gran amplitud térmica por lo cual, en plena luz del día llegan a los 30° y en la noche 0°.
  • Repelente de insectos (mosquitos).

La INSCRIPCION como miembro de El Firmamento es el Donativo. A pesar que el formulario de Donativo se encuentre constantemente habilitado incluyendo el mismo día de la salida, NO SE TOMARAN, aquellas inscripciones que se realicen el día del evento. De igual forma, quienes lo hayan hecho (por error) estarán inscriptas para la salida del mes subsiguiente.

Valor: Al ser un evento organizado por terceros (Turismo Valle de Uco), siendo invitado El Firmameto, contamos con un cupo limitado de entradas; por lo cual para tener acceso a las mismas pedimos, en esta oportunidad, un donativo de $200.- por persona. El mismo va destinado para acarrear gastos de nuevos eventos, mantenimiento de equipos y actualización de nuevos.  Su ayuda es importante para continuar realizando todo tipo de actividades. El donativo representa la inscripcion.

Quienes se hayan inscripto (incluyendo donativo) y no haber podido presenciar la salida, tendrán la posibilidad de unirse a la del més próximo.

Desde ya, agradecemos su contribución.

CUPOS LIMITADOS

Atentamente,

El Firmamento
Declarado de Interés Provincial
(Res.943/945)

Se descubre que las estrellas gigantes azules poseen brillos parpadeantes

Las supergigantes azules viven rápido y mueren jóvenes. Esto los hace raros y difíciles de estudiar. Antes de que se inventaran los telescopios espaciales, se habían observado pocas supergigantes azules, por lo que nuestro conocimiento de estas estrellas era limitado. Utilizando datos recientes del telescopio espacial de la NASA, un equipo internacional liderado por KU Leuven estudió los sonidos que se originan dentro de estas estrellas y descubrió que casi todas las supergigantes azules «titilan» debido a las ondas en su superficie.
Una instantánea de una simulación hidrodinámica del interior de una estrella tres veces más masiva que nuestro Sol, muestra las ondas generadas por la convección del núcleo turbulento y se propaga por el interior de la estrella.

Desde los albores de la humanidad, las estrellas en el cielo nocturno han capturado nuestra imaginación. Los nuevos telescopios espaciales permiten a los astrónomos «ver» las ondas que se originan en el interior profundo de las estrellas. Esto hace posible estudiar estas estrellas usando astrosismología, una técnica similar a cómo los sismólogos usan los terremotos para estudiar el interior de la Tierra.

Las estrellas tienen diferentes formas, tamaños y colores. Algunas estrellas son similares a nuestro Sol y viven con calma durante miles de millones de años. Las estrellas más masivas, aquellas que nacen con diez veces o más la masa del Sol, viven vidas más cortas y activas antes de explotar y expulsar su material al espacio en lo que se llama una supernova. Las supergigantes azules pertenecen a este grupo. Antes de que exploten, son las fábricas de metales del universo, ya que estas estrellas producen la mayoría de los elementos químicos más allá del helio en la Tabla Periódica de Elementos.

Por primera vez, los investigadores han podido «ver» debajo de la superficie opaca de las supergigantes azules. «El descubrimiento de las olas en tantas estrellas azules supergigantes fue un grito de eureka», dice el investigador postdoctoral Dominic Bowman, que es el autor correspondiente para este estudio: «El parpadeo de estas estrellas había estado allí todo el tiempo, solo tuvimos que esperar a los modernos telescopios espaciales para poder observarlos. Es como si estas estrellas hubieran estado actuando todo el tiempo, pero solo ahora pudimos abrir sus puertas y descubrir sus secretos»

    Ahora estamos entrando en una edad de oro de astrosismología de estrellas masivas calientes gracias a los modernos telescopios espaciales.

«Antes de los telescopios espaciales Kepler / K2 y TESS de la NASA, se conocían pocas supergigantes azules que variaban en brillo», dice Bowman (KU Leuven). «Hasta ahora, no habíamos visto estas ondas que brillaban y centelleaban en la superficie de las supergigantes azules. . Necesitas poder mirar el brillo de una estrella individual por un tiempo suficiente con un detector muy sensible antes de hacer un mapa de cómo cambia con el tiempo «.

El descubrimiento de estas ondas en supergigantes azules nos permite estudiar a los progenitores de las supernovas desde una perspectiva novedosa», concluye Bowman.

Esta investigación fue financiada por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) en el marco del programa Horizonte 2020 (acuerdo de subvención número 670519: MAMSIE).

El martes 7 de mayo de 2019, Dominic Bowman será uno de los oradores en el lanzamiento de Pint of Science Belgium, patrocinado por ERC. Más información sobre el evento de mañana está disponible aquí.

Se dectectan por primera vez sismos en Marte

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) ha anunciado que el módulo espacial InSight, que aterrizó en Marte el pasado mes de noviembre, ha detectado indicios del primer «aparente» seísmo registrado en el planeta rojo. La «débil señal sísmica» fue detectada por la Estructura Interna de Experimentos Sísmicos de la sonda el pasado 6 de abril, después de «128 días marcianos» en el planeta, informó la NASA en un comunicado.

«Este es el primer temblor registrado que aparenta proceder del interior del planeta, frente a otros causados por fuerzas que se encuentran sobre su superficie, como el viento», agrega la nota. Los científicos están aún examinando los datos obtenidos para intentar dilucidar «la causa exacta» de la señal.

El sismómetro instalado en el InSight fue colocado en la superficie de Marte el pasado 19 de diciembre y desde entonces ha reconocido otros tres temblores, aunque «más pequeños» y de «origen aún más ambiguo» que el detectado el pasado 6 de abril. «Hasta ahora, habíamos estado recopilando sonidos de fondo, pero esto supone oficialmente un primer paso en un nuevo campo: la sismología marciana», celebró el investigador principal del proyecto InSight, Bruce Banerdt, citado en el comunicado.

Brandt comparó esta investigación con la realizada por los astronautas de las misiones Apolo, que notificaron miles de seísmos en la Luna entre los años 1969 y 1977. El InSight se posó el 26 de noviembre en una zona plana de Marte conocida como Elysium Planitia, un área considerada por los expertos como relativamente segura para un aterrizaje sin incidentes.

A diferencia de otras misiones de la NASA protagonizadas por robots que se desplazaban sobre Marte, este módulo espacial lleva a cabo su misión desde un punto fijo. El objetivo de este proyecto -que está previsto que dure dos años- es estudiar específicamente el interior y la composición del planeta rojo.

Para llegar hasta «el corazón» de Marte, el InSight cuenta, entre otros instrumentos, con un sismógrafo y una sonda que pueden medir la actividad y la temperatura internas del planeta, respectivamente.

Astroturismo «Dibujando Nuestras Raices»

El pasado 12 de abril se realizó en la Plaza Pedro del Castillo el Astroturismo organizado por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y El Firmamento con temática de nuestros pueblos originarios en los que se hablaron de los Huarpes, Incas y Mapuches. La actividad tenía cupos limitados con un número significativo de presentes. La actividad tuvo lugar en las puertas del Museo del Area Fundacional donde se presentó una proyección con su respectiva explicación sobre el significado del cielo para nuestros antepasados.

La actividad se embelleció al momento del apagado del alumbrado de toda la plaza pudiéndose apreciar y distinguir las estrellas significativas y constelaciones de nuestros antepasados. Al principio del evento se realizó un merecido recordatorio a Yuri Gagarin, el primer hombre en llegar al espacio exterior al cumplirse 58 años de la hazaña.

Agradecemos tanto a quienes se han acercado como a las autoridades del Museo del Area Fundacional que gentilmente nos han dado lugar para efectuar el presente evento y hacemos llegar la invitación de nuestros próximos Astroturismos al público en general. Los esperamos! Para conocer las fechas de nuestras próximas actividades los invitamos a seguirnos por Facebook, ingresar a nuestra Web o a la de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza www.ciudaddemendoza.gov.ar

Las imágenes del evento las pueden ver haciendo click en el siguiente link

https://www.facebook.com/pg/El-Firmamento-116510381892231/photos/?tab=album&album_id=1117596345116958

Se descubre un tercer planeta en Kepler-47

Un equipo de astrónomos ha descubierto un tercer planeta en el sistema de Kepler-47, hecho que lo convierte en el más interesante con estrellas binarias. El nuevo planeta, de tamaño intermedio entre Saturno y Neptuno, están en órbita entre dos planetas ya conocidos con anterioridad.

Con sus tres mundos en órbita alrededor de dos soles, Kepler-47 es el único sistema circumbinario con múltiples planetas del que se tiene noticia.

Con el descubrimiento del planeta nuevo, los investigadores han conseguido conocer mejor el sistema. Por ejemplo, saben ahora que los planetas de este sistema circumbinario tienen una densidad muy baja, inferior a la de Saturno, el planeta con menor densidad del Sistema Solar.

Los planetas poseen temperaturas bastante moderadas. La temperatura de equilibrio de Kepler-47d es aproximadamente de 10ºC, mientras que la de Kepler-47c es de 32 ºC. El planeta más interior, y también el más pequeño, está mucho más caliente, con temperatura de equilibrio de 169ºC.

Primer imagen de un Agujero Negro

Por Daniel Marin

Hasta ahora los habíamos detectado de forma indirecta en varias longitudes de onda del espectro electromagnético. Incluso hemos llegado a detectarlos a través de las ondas gravitacionales que se producen cuando dos de ellos se fusionan. Pero nunca habíamos visto uno directamente. Hasta hoy. El 10 de abril de 2019 pasará a la historia como el día en el que la humanidad contempló un agujero negro por primera vez. El proyecto EHT (Event Horizon Telescope) ha revelado la primera imagen del agujero negro supermasivo del centro de la galaxia M87. Y no es cualquier agujero negro. Es, ni más ni menos, el más masivo que se conoce. Contempla a la bestia en todo su esplendor:

El agujero negro de M87, o M87* (Event Horizon Telescope).

La imagen por sí sola no es especialmente impactante, hasta que uno comprende que estamos contemplando un monstruo de 6500 millones de masas solares (!) situado en el centro de una galaxia elíptica gigante a 55 millones de años luz. Es un agujero negro tan grande que dentro de él cabrían todos los planetas del sistema solar. A-lu-ci-nan-te. Maravilloso, por supuesto, ¿pero qué estamos contemplando exactamente? Sin una escala de referencia es difícil hacerse una idea de las dimensiones del objeto. Tampoco ayuda que en nuestra experiencia cotidiana no nos topemos con agujeros negros ni con los efectos extremos de la distorsión del espacio-tiempo descritos por las ecuaciones de la relatividad general de Einstein. Lo primero que debemos tener en cuenta es que no se trata de una imagen en luz visible. Eso es simplemente imposible porque no disponemos de telescopios ópticos con la resolución suficiente para ver un objeto tan pequeño a tanta distancia.

Red VLBI de radiotelescopios usada en el proyecto (Event Horizon Telescope).

La imagen ha sido obtenida por una red de radiotelescopios repartidos por el mundo usando la técnica de interferometría de muy larga base (VLBI). Esta técnica combina distintos radiotelescopios de tal forma que se consigue crear una antena con un tamaño equivalente al del planeta Tierra capaz de alcanzar la increíble resolución de 20 millonésimas de segundo de arco. En las semanas previas al descubrimiento se ha generado un debate, en mi opinión un tanto absurdo, sobre si se trata de una imagen «real» o no. Si por «real» entendemos «en luz visible», obviamente no lo es. No estamos viendo el agujero negro de M87 como vieron Gargantúa con sus ojos los protagonistas de la película Interstellar, sino en la longitud de onda de 1,3 milímetros (228 GHz), o sea, en longitudes de onda de radio. Pero hoy en día estamos acostumbrados a contemplar imágenes de objetos astronómicos tomadas en otras regiones del espectro de forma rutinaria y nadie piensa que se trata de imágenes «irreales». Sí, para obtener esta imagen de M87 se han tenido que calibrar y procesar cuidadosamente los ingentes datos obtenidos por distintos radiotelescopios, pero no por ello es una imagen «inventada». Cualquier imagen obtenida en rayos X o infrarrojo lejano —o, ya que estamos, incluso en el visible— también requiere de un procesado intenso.

Región del espectro observada por el EHT, en este caso para Sgr A* (Event Horizon Telescope).

Polémicas estériles aparte, la imagen de M87*, como se denomina al agujero negro (se lee «M87 estrella»), se ha obtenido combinando las observaciones realizadas los días 5, 6, 10 y 11 de abril de 2017 por los ocho radiotelescopios de la participación EHT —nacida en 2014, como la película Interstellar (¿casualidad?, no lo creo)—, entre los que se encuentra la antena del treinta metros del IRAM (Institut de RadioAstronomie Millimétrique) situada en el Pico Veleta (España). La época del año para la observación fue elegida de tal forma que hubiese buen tiempo en todos los observatorios. Además de M87* también se observó Sagitario A*, o sea, el agujero negro del centro de nuestra Galaxia, de tan «solo» cuatro millones de masas solares. El procesado de la enorme cantidad de datos (5 petabytes) ha tenido lugar en el Instituto Max Planck Institute de Radioastronomía de Alemania y en el observatorio Haystack del MIT (Massachusetts Institute of Technology) de EEUU.

La imagen obtenida es consistente con lo que predecían los modelos basados en la relatividad general. Por lo tanto, una vez más la teoría de Einstein sale reforzada de la enésima prueba a la que ha sido sometida. Los que esperaban encontrar indicios de nueva física tendrán que esperar a otra oportunidad. No obstante, en base a esta imagen no se pueden descartar otros modelos modificados de la gravedad que permiten objetos muy compactos que no son exactamente agujeros negros. En ese sentido, la detección de ondas gravitacionales es una prueba mucho más contundente de la validez de la relatividad general que esta imagen.

M87* observado en cuatro días diferentes (Event Horizon Telescope).
Predicción de la imagen del agujero negro de M87. Como vemos, es muy parecida a la obtenida finalmente (Event Horizon Telescope).

Pero volvamos a la imagen, ¿qué es exactamente lo que vemos? Está claro que el agujero negro es el círculo negro dentro del anillo de luz (o, mejor, dicho, de emisión sincrotrón en radio). Un agujero negro es, por naturaleza, totalmente oscuro, pero tiene un límite bien definido: el famoso horizonte de sucesos. Este horizonte —que no es una frontera sólida, pero sí es un límite unidireccional (solo se puede entrar, pero no salir)— es proporcional a la masa del agujero negro y su tamaño se conoce como radio de Schwarzschild, ya que es una solución a la métrica del mismo nombre. Esta métrica solo es válida para los agujeros estacionarios y sin carga eléctrica, pero si el agujero negro rota y tiene carga debemos usar la métrica de Kerr-Newman. Puesto que los agujeros negros reales como M87* giran sobre su eje, pero no pueden tener una carga eléctrica muy intensa (la materia que cae en ellos es principalmente neutra), la métrica de Kerr basta para describir un agujero negro. En cualquier caso, el radio de Schwarzschild sigue siendo una aproximación válida para un agujero negro visto a 55 millones de años luz.

Partes de un agujero negro supermasivo (ESO).

Por lo tanto, uno podría pensar que el círculo negro se corresponde con el horizonte de sucesos y el anillo brillante con el disco de acreción de materia alrededor del mismo. Pero, como siempre que hablamos de relatividad general, la realidad es un poco más compleja. Primero, hay que tener en cuenta que el radio del círculo negro es realmente 2,6 veces el del horizonte de sucesos, ya que el agujero negro distorsiona el espacio-tiempo a su alrededor y la luz se curva creando este efecto (tengamos en cuenta que este monstruo de 6500 millones de masas solares tiene un radio de Schwarzschild de cerca de 19000 millones de kilómetros, o sea, unas 130 Unidades Astronómicas). Por eso se puede decir de forma más correcta que lo que vemos es la «sombra del agujero negro», un efecto predicho por James Bardeen en 1973. Además, la sombra está rodeada por un anillo de luz debido al mismo efecto. Por otro lado, el borde interior del disco de acreción no está en contacto con el agujero negro, ya que la relatividad general impide la presencia de órbitas estables a una distancia inferior a tres radios del horizonte de sucesos. Este borde interior se denomina órbita interna estable (ISCO) y a esta distancia es prácticamente indistinguible del límite de la «sombra» del agujero negro predicha por Bardeen. En todo caso, el anillo de luz se supone que es más brillante que el borde del disco de acreción.

La «sombra» de un agujero negro estacionario según la relatividad general (Event Horizon Telescope).
Recreación del camino que sigue la luz (geodésicas) alrededor de un agujero negro, lo que explica el tamaño de su «sombra»  (Nicolle R. Fuller/NSF).

Viendo la imagen da la impresión de que estamos viendo el disco de acreción en dirección perpendicular a la línea de visión, pero no es necesariamente así. La distorsión del espacio-tiempo alrededor del agujero negro es tan intensa que podemos ver toda la superficie del disco, en ambas caras, independientemente de la inclinación del mismo, un efecto que aparece magníficamente representado —aunque de forma simplificada— en Interstellar. Igualmente, la diferencia de brillo en el disco de acreción se explica por la relatividad general, que predice este efecto siempre que la materia esté girando rápidamente alrededor del agujero negro, como parece ser el caso (el brillo aumenta si la materia se mueve hacia el observador). Analizando la imagen los investigadores han concluido además que el agujero negro gira en sentido horario. Pero, por ahora, no se ha podido medir la velocidad de rotación del agujero ni la inclinación del disco de acreción.

Simulación de cómo se vería el disco de acreción de un agujero negro de cerca creada para la película Interstellar (Warner).

La obtención de la primera imagen de un agujero negro es un hecho histórico y de una enorme relevancia científica, aunque no sea un suceso tan importante como el descubrimiento de ondas gravitacionales. Ahora podemos analizar el horizonte de sucesos de un agujero negro directamente en el espectro electromagnético y no solo mediante ondas gravitacionales. Los próximos pasos de la iniciativa EHT son, a corto plazo, estudiar la variabilidad del disco de acreción de M87* y su relación con los potentísimos chorros que salen del mismo. A más largo plazo, el objetivo es producir una imagen semejante del agujero negro de la Vía Láctea, Sagitario A*. Aunque pueda parecer contraintuitivo, obtener una imagen de nuestro agujero negro es más difícil pese a estar mucho más cerca, principalmente debido a que, al ser más pequeño, la materia del disco de acreción se mueve mucho más rápido, complicando sobremanera la reducción de datos porque el brillo varía en cuestión de minutos y no de días. Pero eso es el futuro. Por el momento, disfrutemos de este magnífico logro de nuestra especie.

Referencias:

  • https://iopscience.iop.org/journal/2041-8205
  • https://www.eso.org/public/news/eso1907/

Daniel Marín es astrofísico de formación y divulgador científico de pasión. Ha recibido el Premio Bitácoras 2012 y el Premio 20Blogs 2015 al mejor blog en la categoría de ciencia, así como el Premio Naukas 2013 al mejor blog de divulgación científica. Colaborador de la revista Astronomía, es miembro de la AAGC (Agrupación Astronómica de Gran Canaria) y Mars Society España. Su blog danielmarin.naukas.com.

La NASA toma cartas en la prevensión de futuros impactos de asteroides.

Tan difícil como detectar un trozo de carbón en el cielo nocturno. Así es como Amy Mainzer, investigadora de la NASA, califica la tarea de localizar asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra y cercanos. Ella es la encargada de la misión de caza de estas rocas espaciales y la principal responsable de un estudio presentado en la reunión anual de la American Physical Society en el que se detalla una nueva estrategia para defender nuestro planeta de la constante amenaza. La clave: el calor que desprenden.

«Si encontramos un objeto celeste a solo unos días del impacto, limita enormemente nuestras opciones, por lo que nos hemos centrado en encontrar objetos próximos a la Tierra cuando están más lejos, brindando la máxima cantidad de tiempo y abriendo una mayor gama de posibilidades de mitigación», afirmó durante la reunión Mainzer, quien puntualizó que «los objetos próximos a la Tierra (NEO, en inglés) son intrínsecamente débiles porque en su mayoría son realmente pequeños y están muy lejos de nosotros en el espacio», argumentó.

Asimismo, algunos de esos cuerpos celestes «son tan oscuros como el tóner de la impresora», en palabras de Mainzer, quien agregó que «tratar de detectarlos contra el negro del espacio es muy difícil».

Luz infrarroja en vez de visible

Por ello, en lugar de utilizar la luz visible para percibir esos cuerpos, el equipo de Mainzer ha aprovechado una característica particular de los NEO, su calor. Los asteroides y los cometas son calentados por el Sol y, por lo tanto, brillan intensamente en las longitudes de onda térmica, lo que hace que sean más fáciles de detectar con el telescopio de exploración por infrarrojos de campo amplio de objetos cercanos a la Tierra (NEOWISE). «Con la misión NEOWISE podemos detectar objetos independientemente del color de su superficie y usarlos para medir sus tamaños y otras propiedades», explicó Mainzer.

El descubrimiento de las propiedades de la superficie de los NEO proporciona a Mainzer y sus colegas una idea del tamaño de los objetos. Y no solo eso, también sobre su composición, lo que es crítico para el desarrollo de una estrategia defensiva contra un NEO que amenaza la Tierra.

Mainzer explicó que, por ejemplo, una estrategia defensiva es «empujar» físicamente un NEO lejos de una trayectoria de impacto en la Tierra, aunque para calcular la energía requerida para ese «empujón» son necesarios los detalles de la masa de NEO y, por lo tanto, su tamaño y composición. Justo los detalles que puede aportar esta estrategia.

Los investigadores han propuesto a la NASA la creación de un nuevo telescopio para hacer un trabajo «mucho más completo para localizar las ubicaciones de los asteroides y medir sus tamaños» con el fin de proteger el planeta Tierra.

Fuente ABC